Un resumen de Rebelión en la Granja por capítulos

La novela Rebelión en la Granja fue escrita por George Orwell, es una fábula a través de la que el autor hizo un análisis sobre la corrupción cuando se llega al poder, en cualquier nivel. En este post todo sobre el resumen de Rebelión en la granja, libro alegórico publicado en 1945.

Resumen de Rebelión en la granja

Resumen de Rebelión en la granja por capítulos

Esta novela es una fábula en la que muestra una sociedad ficticia indeseable en sí misma (distopía), protagonizadas por animales, por medio de la cual el autor realizó una crítica a Stalin, y al régimen soviético que ha corrompido al socialismo.

[yuzo_related]

Los animales de esta granja deciden que los humanos ya no pueden seguir viviendo en la granja y que ellos tienen que gobernar. Sin embargo, este sistema de gobierno se transformó en una tiranía.

Capítulo 1

Al inicio de la novela el dueño de la Granja Solariega, era el señor Jones quien era adicto al alcohol, y un día muy borracho cuando tranco los gallineros se le olvidó cerrar la trampilla y se fue a dormir junto con su esposa. Al acostarse los animales fueron convocados por un cerdo al cual respetaban por su sabiduría, el Viejo Mayor.

Durante esa reunión el viejo cerdo que llamaban Viejo Mayor les hace ver a los otros animales de la granja que el señor Jones los maltrata y descuida por lo que les exhorta a rebelarse y tomar ellos mismos el control de la granja, y lograr la libertad.

Ante todo siempre recordar que todos tienen las mismas oportunidades, por lo que todos tienen derecho de tener las mismas condiciones.

El señor Jones se despertó con el alboroto y los espantó al disparar su escopeta. Tres días después de esta reunión y haber enseñado a todos los animales de la granja, la vieja canción “Bestias de Inglaterra” y haber sembrado la semilla de la revolución y libertad en los otros animales de la granja Solariega, el cerdo Viejo Mayor, falleció mientras dormía.

Resumen de rebelión en la granja

[yuzo_related]

 

Capítulo 2

A partir de aquella noche que hubo la reunión con el viejo cerdo, las cosas cambiaron, los animales más inteligentes se inquietaron y comentaban las palabras sabías del cerdo. Los cerdos, considerados los más inteligentes empezaron a tener actividades secretas todas las noches, luego que el señor Jones se iba a dormir.

No sabían cuándo ocurriría la rebelión pronosticada por el Viejo Mayor, si llegarían a verla, pero igual era mejor empezar a prepararse. La tarea de educar a los otros animales la tomaron los cerdos por su inteligencia, los tres cerdos que llevaron la batuta en esta tarea se llaman Napoleón, Bola de Nieve y Chillón.

Napoleón era un cerdo de raza berkshire, de aspecto feroz, distante, de pocas palabras y acostumbrado a salirse con la suya. Bola de Nieve era un cochino más alegre y vivaz, con más facilidad de palabra pero con un temperamento más débil.

El tercero Chillón, un verraco macizo, de ojos vivaces y que sabía defender su posición, de los tres era el más conocido por los otros animales de la granja.

En sus reuniones secretas los tres cerdos elaboraron con la información que les dijo el Viejo Mayor un sistema de pensamiento con el nombre de “animalismo”, Este sistema se lo mostraban al resto de los animales en las noches mientras el señor Jones dormía.

Al principio tuvieron que luchar con la apatía de los otros animales y a la resistencia al cambio. Así como, invalidar las historias sobre el Monte Carmelo, el lugar donde iban los animales al morir según las historias que narraba el cuervo Moisés, espía del señor Jones.

Los caballos Boxeador y Trébol, eran los discípulos más dispuestos a seguir las enseñanzas de los cerdos y se las transmitían a otros animales, con palabras más sencillas. Así como cantar la canción enseñada por el viejo cerdo “Bestias de Inglaterra” al finalizar las reuniones. Más pronto de lo imaginado se llevó a cabo la rebelión de los animales.

Ocurrió cuando el señor Jones se había dedicado más a la bebida, para olvidar las deudas y pérdida de dinero. El estar dedicado a beber lo llevó a descuidar la, granja, los cultivos y la crianza de los animales.

Los animales estaban descuidados y hambrientos, una noche en el mes de junio, en la que se celebraba las Fiestas de San Juan, los hambrientos animales invadieron el depósito en busca de comida.

El señor Jones y sus empleados, fueron a sacar a los animales para llevarlo a los establos y gallineros, sin esperar que los animales respondieron como si se hubieran puesto de acuerdo y empezaron entre todos a patearlo y picotear. Los hombres asustados porque en ningún momento se imaginaron que los animales reaccionaron de esa manera y salieron despavoridos de la granja. La señora Jones, que vio todo desde la ventana, empaco lo que pudo y escapó por otro camino.

Los animales al ver que los hombres huyeron despavoridos de la granja, y ser ahora los dueños de la granja Solariega, fueron quemar los cuchillos, los látigos, bozales, correar, Bola de Nieve, colocó en la hoguera las crines que usaban los caballos en las competencias.

Napoleón otro de los cerdos, los convidó para ir de nuevo al depósito a comer granos y galletas y entonar la canción, “Bestias de Inglaterra” como si fuese su himno de victoria.

En las reuniones secretas que realizaron por tres meses, los cerdos con viejos libros de ortografía de los hijos de Jones, aprendieron a escribir. A partir del siguiente día la granja le cambiaron el nombre a la granja y escribieron Granja Animal.

Los tres cerdos, habían redactado los principios del animalismo en siete normas, que denominaron mandamientos. Estos 7 mandamientos del animalismo, a partir de ese momento serían leyes que los animales de la granja tendrían que cumplir. Los Siete Mandamientos, escritos en la pared decían:

1. Todo el que camine en dos patas es enemigo
2. Aquel que camine en cuatro patas o tiene alas son amigos
3. Los animales van sin ropa
4. Ningún animal dormirá en una cama
5. Los animales ninguno bebe alcohol
6. Ningún animal matará a otro animal
7. Los animales todos son iguales.

Capítulo 3

Todos los animales se dedicaron a la cosecha de los cultivos a pesar de trabajo ser bastante y rudo, estaban contentos. A pesar de no poder realizar la recolección y siembra con los instrumentos diseñados para los seres humanos, por no pararse en las patas traseras, los cerdos siempre se las arreglaban para salir al paso.

Los caballos Boxeador y Trébol eran muy trabajadores, conocían bastante bien el campo y realizaban mejor el trabajo de rastrillar y segar que el anterior dueño de la granja y sus empleados.

No hacían falta bocados ni riendas, sino el orgullo de querer hacer el trabajo mejor que los humanos. Los cerdos eran los que dirigían y supervisaban a los otros animales. Asumiendo en liderazgo.

Cada vez que comían lo disfrutaban porque era fruto de su trabajo. Cada uno de los animales trabajaba según su capacidad, nadie se quejaba, ni robaba, las peleas entre los animales ya casi no sucedían.

Nadie eludía su trabajo, con ciertas excepciones como la gata, que aparecía al inicio de la jornada y al término del día para la comida, como si nada y excusas excelentes.

Benjamín el burro seguía con la misma actitud de antes de la rebelión, seguía realizando su trabajo lentamente y obstinada, sin eludir sus responsabilidades y sin ofrecer tampoco ninguna colaboración adicional. Marieta la coqueta yegua se levantaba más tarde y se incorporaba al trabajo, pero trabajaba media jornada según por dolor en los cascos o una piedra que le molestaba los mismos.

Los domingos los animales se levantaban una hora más tarde y por consiguiente el desayuno también se tomaba más tarde, luego al terminarlo se congregaban todos para izar la bandera que hizo que fabricó Bola de Nieve, de color verde con un dibujo de una pezuña y un cuerno, según él era la bandera de la futura República de los Animales, que se lograría cuando se derroque a los humanos.

Luego de izar la bandera y entonar su himno, realizaban una asamblea que la llamaban la Reunión, en la que planifican las actividades de la próxima semana, proponiendo y discutiendo resoluciones, que siempre eran planteadas por los cerdos.

El resto de los animales sabían votar, pero no proponían resoluciones. Los cerdos Bola de Nieve y Napoleón eran los que más intervienen durante la asamblea. Aunque, por lo general estaban en desacuerdo.

Los cerdos se habían tomado como su espacio particular, el lugar donde el señor Jones guardaba los arneses y sillas de los caballos. En ese lugar estudiaban herrería, carpintería, y otros oficios que leían en los libros que sacaron de la biblioteca de la casa. La casa familiar, la dejaron intacta y la usaron como un museo para referencia de cómo vivían antes.

Bola de Nieve se encargaban de formar comisiones para organizar a los otros animales y enseñar a leer y escribir. Estos comités en conjunto fueron un fracaso.

En cambio las clases de lectura y escritura siguieron avanzando, para que los animales en su mayoría supieran casi leer. Los que leían mejor eran los cerdos, la cabra y el burro sabían leer pero practicaban poco, los perros, caballos, apenas pasaban de algunas letras. Los otros animales apenas pasaban de la letra “a”.

Los que leían se aprendieron de memoria los 7 mandamientos y los menos facultados intelectualmente, como las ovejas y gallinas se les dificultaba leer y aprender de memoria estas normas. En vista de esto, el cerdo Bola de Nieve, resumió los mandamiento a una máxima, sea este: “Cuatro patas sí, dos patas no” como el principal objetivo del movimiento animalismo.

El cerdo Napoleón en cambio prefería educar a los más jóvenes, que estar formando comités para educar a los adultos. Cuando las perras Jésica y Campanilla parieron entre las dos nueves cachorros, y los destetaron, Napoleón se los quitó a sus madres con la disposición de educar el mismo a los cachorros. Los mantuvo aislados del resto de los animales y estos terminaron por olvidarles.

La leche de las vacas, que al inició se perdía porque no sabían qué hacer con ella, al tiempo esta situación se resolvió porque la mezclaban con la comida de los cerdos. Cuando llegó la cosecha de las manzanas, muchas se quedaban tiradas en la hierba de la huerta.

Los animales al principio creían que las manzanas se repartirán equitativamente, todos por igual, pero un tiempo después los cerdos pidieron que se las llevaran al guadarnés para su uso. Algunos animales se quejaron, sin éxito.

Todos los cerdos incluso Napoleón y Bola de Nieve estaban de acuerdo en esta decisión de reservar estas comidas para los cerdos, para calmar los ánimos decidieron que Chillón fuese hablar con los otros animales. Chillón con su característica oratoria llena de emoción, les hizo ver que a los cerdos no les gustaban las manzanas y la leche, pero era por su salud, que reservaban estos alimentos.

Les hizo ver que los cerdos trabajaban con el cerebro y tienen que estar bien de salud, para poder seguir organizando al sistema animalismo, porque si ellos se enfermaban lo que ocurriría era que los Jones iban a regresar, les preguntó a los animales ¿quieren que regresen los Jones?, esto hizo reflexionar al resto de los animales y no siguieron objetando esta resolución. Acordando que los excedentes de las cosechas de los frutos y la leche se reservará para los cerdos.

Capítulo 4

Ya la noticia de lo sucedido en la Granja Solariega y que ahora se llamaba Granja Animales, se había difundido por toda la comarca. Los cerdos a través de Bola de Nieve y Napoleón enviaban bandadas de palomas mensajeras con información de la historia de la rebelión y como les iba y el himno “Bestias de Inglaterra” a los animales de las otras granjas.

El señor Jones en cambio se la pasaba en la taberna León Rojo de Willingdon, bebiendo y llorando su desventura. Algunos los escuchaban, se mostraban comprensivos pero pocos le ayudaron.

En secreto se preguntaban cómo lo sucedido a Jones, les podía beneficiar. Por fortuna los propietarios de las dos granjas colindantes con la ahora Granja Animal no tenían buena relación. Eran los señores Pilkington dueño de la granja Monterroso y, el otro el señor Frederick, de la granja Campocorto.

A pesar de llevarse tan mal, ambos coincidían en el temor de que la rebelión sucedida en la Granja Solariega, ellos no la llamaban con su nuevo nombre granja Animal. Intentaron a su manera de que sus animales se enteraran de esta noticia. Estos empezaron por cuestionar lo sucedido y empezaron a apostar que los animales a los quince días ya habrían pasado todo y Jones recuperaría su granja.

Hacían ver que los animales se peleaban entre ellos y se estaban muriendo de hambre. Estos hacendados viendo que pasaban los días y los animales no se morían de hambre, cambiaron la información de lo que pasaba en la granja, aumentado y exagerando las infamias que pasaban entre los animales que se gobernaban a sí mismos. Sin embargo, estos rumores no calaban completo y un aire de rebeldía se vivía en todo el campo.

Asimismo, todos los animales empezaron a entonar la canción “Bestias de Inglaterra” y los humanos no podían contener su malestar al oír esa canción, al principio se mostraban como si nada pasaba, pero cada vez era más frecuente oír a los animales entonando la famosa canción.

Ya su desinterés, se transformó en miedo porque veían su propia condena, si dejaban que la situación de rebeldía de sus animales avanzara.

Cuando ya los campos habían sido cosechados y trillados los granos, a la granja llegaron bandas de palomas revoloteando con gran alboroto. Al rato Jones, sus hombres y peones de las granjas Monterroso y Campocorto entraron por el portón de la granja con intención de recuperar la propiedad, armados de palos y Jones empuñando su escopeta. Creyendo que agarraron a los animales por sorpresa.

Sin embargo, los animales ya se venían preparando desde hace tiempo y, los cerdos habían organizado una estrategia de ataque para cuando esto sucediera. Bola de Nieve, en sus lecturas había estudiado las campañas de Julio César y era el encargado de las operaciones defensivas. Al dar sus primeras instrucciones, los animales ocuparon rápido sus puestos.

Cuando los hombres se acercaron a los edificios Bola de Nieve, dio aviso y empezó atacando por medio de las palomas que empezaron a evacuar sobre sus cabezas, luego los gansos empezaron a mordisquear sus pantorrillas, los hombres se defendían con los palos.

Luego apareció el burro Benjamín, la cabra Muriel y las ovejas, rodeando e invistiendo a los hombres, estos se defendieron con sus palos y patadas y Jones dando culatazo con la escopeta. Los mantenían controlados y luego huyeron.

Los hombres se sentían seguros y contentos por ir ganando corriendo detrás de los animales que escapaban se acercaron a los establos.

Este avance era lo que esperaba Bola de Nieve, y una vez que los hombres dentro de los establos, otros animales respondiendo las instrucciones de Bola de Nieve, les aparecieron por sus espalda haciendo una encerrona y cortando la posibilidad de escape. El cerdo entonces, se lanzó sobre Jones y, este rápido levantó la escopeta y disparó.

El cerdo Bola de Nieve fue herido y una oveja cayó muerta. El cerdo siguió peleando y en una embistió con sus 90 kilos a Jones quien voló por el aire y cayó sobre el estiércol y la escopeta al otro lado del establo. Boxeador el caballo de gran porte mientras daba patadas con sus patas traseras, en un movimiento golpeo la cabeza de uno de los mozos de Monterroso, que quedó tendido en el fango.

Al ver los hombres tirados en el suelo, los otros hombres asustados buscaron de huir. Todos los animales los persiguieron y dando patadas, mordiscos, cornadas y pisoteando. Uno de ellos fue rasguñado por la gata y mientras gritaba de dolor, lograron abrir el portón de salida de la granja y huyeron. El único que quedó fue el joven mozo tendido sobre el fango, como resultado de las embestidas del caballo Boxeador.

El muchacho quedó tirado boca abajo en el fango y el caballo Boxeador con tristeza le daba con su pata, a ver si reaccionaba. Quejándose que él no quería matar a nadie. Bola de Nieve herido, le decía que dejara de sentimentalismo, que la guerra es la guerra.

Que el único ser humano bueno, era porque estaba muerto. En eso se percataron que Marieta la yegua no estaba por todo esto y fueron a buscar. La encontraron escondida, y, cuando regresaron al establo, el joven había huido.

Una vez recuperado el orden en la granja luego de esta corta contienda, todos excitados comentaban lo sucedido y, cómo participaron cada uno. Contentos decidieron celebrar la victoria, izaron la bandera y cantaron su himno. Realizaron el funeral de la oveja que cayó en batalla y, Bola de Nieve pronunció un discurso. Durante esta ceremonia improvisaron unas condecoraciones, que fueron otorgadas a Boxeador y Bola de Nieve y, a la oveja fallecida como homenaje póstumo.

Capítulo 5

En este capítulo por diferentes causas dos animales se van de la granja Animal. Había llegado la estación de invierno y, Marietta estaba más fastidiosa con su quejadera. Se levantaba más tarde y por consiguiente se incorporaba a la jornada laboral retrasada, se quejaba de sentirse mal pero sin embargo, tenía buen apetito. Abandonaba el trabajo y se le encontraba en el bebedero observando su reflejo.

En una oportunidad otro caballo llamado Trébol, se le acercó y le comentó que la había visto cerca del seto que limitaba con la finca Monterroso. Asimismo, le dijo que veía que un mozo de la finca que le acariciaba su hocico. La yegua sorprendida solo respondió que eso era mentira. Trébol le dijo que lo mirara a los ojos y le dijera que era mentira. Ella solo respondió que era mentira, aunque sin mirarlo de frente. Días después la yegua se había desaparecido.

Luego las palomas llegaron con la noticia que había visto a Marietta montada en un carruaje color negro y rojo que estaba estacionado fuera de una taberna. La yegua recibía terrones de azúcar de un hombre al parecer tabernero. La yegua se veía con el pelo recién cortado y tenía una cinta rojo escarlata en la crin, y se veía muy contenta. Después de esta noticia sobre Marietta, ningún animal volvió hablar sobre ella.

Durante el invierno los animales no trabajaron la tierra, por el frío glacial y lo duro del suelo. En vista de esto se la pasaban reunidos en el establo principal. Mientras los cerdos organizan y planifican las actividades de la próxima temporada. Ya todos habían aceptado que los cerdos eran los más inteligentes, que se encargaría de tomar las decisiones de política agrícola y el resto de los animales votarían para ratificarlas.

Este acuerdo habría funcionado si no fuera por las diferencias entre Napoleón y Bola de Nieve, que se la pasaban discutiendo por cualquier diferencia de opinión. Ya se llevaban la contraria por cualquier cosa. Cada cerdo tenía sus propios seguidores, por lo que se formaban violentas discusiones. Lo que también se notó que en los momentos decisivos del discurso de Bola de Nieve, las ovejas balaban la máxima “Cuatro patas sí, dos patas no”.

El momento decisivo fue durante la propuesta de Bola de Nieve de construir un molino de viento, para llevar electricidad al campo y mejorar la calidad de vida de los animales. Con la electricidad, podían trabajar con ordeñadoras eléctricas, tendrían calentador de agua, cortadora de remolacha forrajera. Los animales desconocían esas máquinas de las que hablaba Bola de Nieve. Él les ofrecía que mientras las máquinas trabajaban, los animales podrían seguir estudiando y descansar.

En su espacio en el guadarnés, se dedicaba a estudiar y perfeccionar los planos del molino de viento y los animales se acercaban a ver trabajar en los dibujos de cada parte del molino de viento. El único que no subió a ver que hacía, fue el cerdo Napoleón. Bola de Nieve estudiaba y luego perfeccionaba las partes hasta que le fue dando forma y completo los mismos.

Desde el principio estuvo en desacuerdo sobre el proyecto del molino de viento y lo manifestó en las diferentes discusiones que tuvo con Bola de Nieve. Hasta un día de forma sorpresiva subió al cobertizo, para examinar los planos, caminó pesadamente y lo miró con el rabillo del ojo y levantó su pata para orinar y se fue sin decir nada.

Los animales se dividieron en dos bandos unos a favor del proyecto del molino de viento que ofrecía mejor calidad de vida y días de descanso y, el otro bando a favor de producir alimento y garantizar tener el estómago lleno. El burro Benjamín se mantuvo neutro, pues no creía que pudiera haber más abundancia de comida y que el molino de viento ahorrara trabajo y que la vida fuese buena.

Aparte de esto, los animales tenían que estar pendiente de la defensa de la granja, no podían bajar la guardia, porque Jones podría pedir ayuda a los otros dueños y venir mejor preparado a recuperar la granja. En este tema los dos cerdos también tenían sus diferencias. Napoleón consideró que tenían que aprender usar las armas y enseñar a los animales de la granja a usarlas. En tanto que Bola de Nieve, creía que las otras granjas también tenían que ser conquistadas por los animales.

Mientras estas discusiones continuaban llego el día de la presentación del proyecto del molino y la votación de su construcción o no. Los dos bandos estaban enfrentados. Primero Bola de Nieve expuso su posición de defensa del proyecto. Luego, Napoleón lo rebatió con unas pocas y demoledoras palabras. De nuevo Bola de Nieve pronunció un discurso más decisivo y con mayor vehemencia, mandando a callar a las ovejas para evitar que no lo interrumpiera.

Acto seguido Napoleón se levantó, miró con una extraña mirada a Bola de Nieve y emitió un extraño sonido y, casi de inmediato aparecieron aullando desde afuera nueve enormes perros, con collares tachonados de clavos. Estos entraron al establo y fueron directo en dirección a Bola de Nieve, que por fortuna logró saltar a tiempo y salir corriendo. Corriendo a tal velocidad para poder salvarse de los colmillos de estos feroces perros. Hasta que logró escapar de la granja.

El resto de los animales no salían de su sorpresa y se preguntaban quiénes eran esos perros, y con tristeza regresaron al establo, se dieron cuenta que los perros eran los cachorros que recién nacidos Napoleón le había quitado a sus madres para criarlos. Este cerdo junto con los perros subió a la parte alta de establo y, anunció que no habría reuniones de los domingos. Que un comité de cerdos discutirá sobre el manejo de la granja y se lo informarían al resto luego.

Algunos cerdos jóvenes protestaron tal decisión y, entonces los perros que rodeaban a Napoleón gruñeron amenazante y, acto seguido los cuatro cerdos se sentaron e hicieron silencio. Después de esto más ningún animal se manifestó en desacuerdo. Luego que acabo la reunión, los cerdos enviaron a Chillón a justificar delante de los animales las razones de porque Napoleón asumió el liderazgo y, por qué Bola de Nieve fue perseguido por los perros y inculparse de un criminal fugitivo.

Con el tiempo Napoleón decidió que si se construiría el molino de viento y, el proyecto se llevaría dos años (a diferencia de Bola de Nieve que dijo que se construiría en un año), para justificar este cambio de opinión a favor del molino de viento, de nuevo los cerdos enviaron a Chillón a convencer a los otros animales. Hizo ver que el proyecto original era de Napoleón y que Bola de Nieve se lo había robado, por su mente criminal y lo descubrieron y por esto huyó.

Capítulo 6

Los trabajos de construcción del molino era voluntario, pero el animal que se negara le reducirían su porción de alimento. La construcción del mismo se inició con dificultad porque no contaban con las herramientas, para picar las piedras. Se les ocurrió luego hacerlas caer al vacío para que se partieran, cuando lograron picar todas las piedras y transportarlas inició la construcción del molino.

Este molino se llevó más tiempo de lo pautado y dedicación, empezando a escasear productos alimenticios y otros. Su ración de comida era similar a los tiempos de Jones, pero el simple hecho que no había humanos con los que tenían que compartir la comida le era suficiente. De pronto, Napoleón informó que se iba a realizar un intercambio de productos con fincas vecinas, para obtener insumos para la construcción del molino. De esta manera se incumplía los 7 mandamientos.

De nuevo los cuatro jóvenes cerdos hicieron una tímida protesta que fueron calladas por los gruñidos de los perros y la ovejas empezaron a con “Cuatro patas sí; dos patas no” y la tensión se aflojó. Napoleón informó que los animales no entrarían en contacto con los hombres.

Para las negociaciones contrataron un abogado que le rendía cuenta a Napoleón. Por supuesto para acallar las dudas de nuevo Chillón, volvió a manipular la información a favor de los cerdos y sobre todo de Napoleón.

Durante ese tiempo la granja gracias al trabajo de los animales empezó a prosperar y los dueños de las otras granjas veían con enojo que los animales estuvieran teniendo éxito, en secreto tenían cierta admiración. Esta admiración conlleva que la empezaran a llamar Granja Animal. Jones renunció a su posibilidad de recuperar la granja y se mudó a otro lugar del condado.

Los cerdos decidieron mudarse a la casa principal y, los animales de nuevo sintieron cierta inquietud, porque de nuevo los acuerdos iniciales habían sido alterados.

De nuevo Chillón volvió a convencerlos de su error y justificar delante de ellos, las razones de los cerdos como cerebros de la granja de su conveniencia de mudarse a esa casa. Además el líder (como los empezó a llamarlo delante de todos), debía vivir en mejores condiciones.

De nuevo los animales se quedaron quietos, como pasó cuando se enteraron que dormían en la camas y luego, que estos se levantaban una hora más tarde que el resto de los animales. Estos eran convencidos por Chillón que el trabajo intelectual de los cerdos lo justificaba, ya después fueron dejando de protestar.

Estos se dedicaban a trabajar, a pesar de que no tenían tiempo libre, el molino les tomaba casi todo el tiempo, y por esto las provisiones de comidas a pasar del intercambio comercial no era tan abundante. Sin embargo, el avance en los trabajos del molino de viento lo compensaba. Pues se sentían orgullosos de la obra que estaban construyendo.

Pero una noche una torrencial tormenta hecho por el suelo el molino de viento, todos los animales salieron corriendo a ver la tragedia de la destrucción de la obra que tanto los enorgullecía.

Incluso Napoleón que en los últimos tiempos casi ni salía de la casa. De repente parado viendo el molino en ruinas, dijo delante de todos que la culpa era de Bola de Nieve. Y proclamó la sentencia de muerte de Bola de Nieve, ofreciendo recompensa a quien lo matara.

De igual manera decidió que volvería a trabajar para reconstruir el molino de viento, para demostrar a Bola de Nieve que ellos sí pueden lograr el proyecto y que él no logra destruirlo. Napoleón indicó que llueve truene o relampaguee  el trabajo continuará, pues los planes no deben ser alterados y empezó a gritar ¡Viva el molino de viento!, ¡Viva la granja Animal!

Capítulo 7

En el capítulo anterior los animales empiezan a ver cambios en los objetivos iniciales de la rebelión, como una de las normas de los 7 mandamientos: “Ningún animal dormirá en una cama con sábanas”, estas dos últimas palabras habían sido agregadas, pero cómo estaba escrito, solo les quedó la duda y Chillón el cerdo que ejercía como medio de información de los cerdo, volvió a conveniencia explicar la norma al favor de los cerdos.

Los animales a pesar del duro invierno continuaron reconstruyendo el molino de viento, según ellos sabían que los hombres decían que el molino se había caído porque sus paredes era muy delgada, si bien ellos sabían que no era así, decidieron que las nuevas paredes serían de un metro de ancho, en vez de 50 centímetros. A pesar del frío y del hambre querían callar a los hombres y lograr terminar el molino, sacaban fuerza con solo ver a Boxeador trabajando con ahínco.

Chillón mientras trabajaba iba dando discurso sobre lo bueno de trabajar en equipo, la importancia de ayudar al prójimo, pero ellos se motivaban viendo a Boxeador y Trébol. Esto a pesar de que el hambre cada vez era mayor. Los cerdos ofrecieron dar una ración adicional de papas, pero las mismas no supieron almacenarlas y se congelaron por lo tanto no eran comestibles.

Napoleón, buscó la manera de que los otros granjeros no supieran la realidad que estaba pasando en granja Animal, la falta de comida, el hambre que estaban pasando por esto, hizo ver al abogado Whymper contratado para la gestión de ventas de productos en otras granjas, que los depósitos tenían comida. Entreno a las ovejas para que hicieran ver que había comida, cubrió los montículos que tenían arenas casi hasta el tope y por encima granos de maíz para que lo vieran abultados.

El abogado Whymper engañado, siguió informando en el mundo exterior que todo estaba bien. En tanto, la realidad de la granja era otra. Napoleón sabía que lograr otra solución, ya para ese momento él no salía de la casa y solo se reunía con otros cerdos. Casi no iba los domingo a leer las resoluciones y designaba a otro cerdos, por lo general quien lo leía era Chillón.

Llegó un domingo en que Chillón anunció que las gallinas que pusieran huevos, tendrían que entregarlos. Esta resolución se decidió, en vista, que Napoleón había aceptado un contrato negociado por medio de Whymper, de vender 400 huevos semanales. Con lo que les pagaran comprarían cereales y harinas para mantener la granja por un tiempo y mejorar las condiciones de alimentación.

A las gallinas esta resolución por supuesto que no les gustó, desde los tiempos de Jones en el establo se vivió una pequeña rebelión. Como medida de protesta tres gallinas negras menorquinas, de las Baleares, propusieron subir a la viga más alta y poner los huevos desde ahí estos caía y se estrellaban en el suelo, de esta manera frustraron la solicitud de Napoleón. En respuesta Napoleón les quitó la comida y si algún animal les llegaba a dar comida a las gallinas, lo castigaría con la muerte.

De esta protesta murieron nueve gallinas de hambre y al quinto día, las gallinas volvieron a sus ponederos y cumplieron con lo estipulado por Napoleón. Ya en ese entonces, Napoleón se llevaba mejor con los otros agricultores y negocio una madera, que Jones tenía mucho tiempo almacenada. Así mismo, hizo correr la noticia de que Bola de Nieve vivía en una de las granjas vecinas y que de noche se metía a granja Animal a destruir el trabajo de los animales.

Cada vez que algo iba mal se lo achacaban a Bola de Nieve. Cuando en una oportunidad se perdió la llave del depósito, se lo  achacaron a Bola de Nieve, para que luego seguir creyéndolo aún cuando a los pocos días encontrar la llave debajo de una bolsa de harina. Napoleón junto con sus perros realizaba inspecciones para detectar por donde había estado Bola de Nieve, durante sus incursiones nocturnas a la granja. Logrando que todo creyeran que era una influencia negativa.

A través de Chillón, llegaron a transformar la imagen de Bola de Nieve, de luchador en pos de la libertad de los animales, por la de un traidor egoísta y traidor confabulado con los hombres para desestabilizar a los animales de la granja y la rebelión e incluso buscar de que ser perdiera la Batalla del establo de Las Vacas (la batalla que ganaron los animales cuando Jones intentó rescatar la granja). Haciendo ver que esa batalla la ganaron por la intervención de Napoleón (donde el no participó).

Chillón seguía manipulando la información a favor de los cerdos y sobre todo de Napoleón y empezó a correr la voz de que Bola de Nieve tenía agentes infiltrados, escondidos entre los animales. Días después llamaron a todos los animales reunirse en el establo por un discurso que presentaría Napoleón quien asistió exhibiendo dos medallas que se había auto impuesto, la medallas de «Héroe animal de primera clase» y «Héroe animal de segunda clase» y sus perros.

Los animales reunidos  silenciosos sospechaban que algo terrible sucedería. Durante esa reunión, Napoleón por primera vez mostró su poder y, su intención de no aceptar que nadie fuese contrario a él. Con un chillido aviso a los perros empezaron atacaran, intentaron atacar al caballo Boxeador que supo apartarlos. Mataron a los cuatro cerdos y las tres gallinas, y así otros muchos animales que en una oportunidad protestaron, y todos hicieron ver que ayudaban a Bola de Nieve.

Luego de este horrible suceso y disuelta la terrorífica asamblea, los animales se fueron todos juntos a la loma donde mejor se divisaba la granja, Trébol pensaba que por esto no era que habían derrocado a los hombres, sino por una sociedad de animales liberados del hambre y del látigo, donde todos eran iguales y los fuertes protegiendo a los débiles. Sin embargo, a pesar de la situación, se tenía que evitar regresara Jones a la granja.

Capítulo 8

Pasado unos días, los animales seguían recordando la masacre y aunque no quería decirlo en alta voz, sabían que lo ocurrido estaba en desacuerdo con los sietes mandamientos. Por esto Trébol pidió al burro Benjamín contestó como de costumbre que no quería inmiscuirse y entonces le dijo a la cabra que leyó «Ningún animal matará a otro animal sin motivo». Creyeron que las dos últimas palabras se les había olvidado y, entonces creyeron que las masacres tuvieron sus motivos.

Mientras los animales continuaron con la construcción del molino de viento, y Chillón llevando historias y noticias según la conveniencia del régimen de Napoleón. La venta de la madera todavía estaba por concretarse, al principio se creía se la vendieron a Pilkington, pues Frederick era considerado enemigo de los animales y protector de Bola de Nieve. Pero días después, las maderas se la vendieron a Frederick. Ahora según el enemigo era Pilkington.

Los animales no salían de su estupor y confusión, por esto de nuevo Chillón fue enviado para explicar la situación y por supuesto justificar la acción de Napoleón.

Al tiempo descubrieron que los billetes con que pago Frederick eran falsos  y, días después este con sus hombres los invadió. Esta batalla estaba casi perdida cuando, los hombres explotaron el molino de viento.

Ver el molino de viento destruido por la explosión fue como un catalizador, y la rabia les dio de nuevo fuerza a los animales y sin tener miedo de los perdigones salieron atacar a los hombres armados. Una vez que Napoleón soltó a los nueves perros, los hombres se sintieron amenazados y buscaron de huir antes que los perros lograran alcanzarlos. Dejando todos los terrenos de la granja Animal.

Los cerdos encabezados por Napoleón y los animales celebraron la victoria. El resto de los animales consideraron que no había motivo, pues habían destruido dos años de trabajo. Boxeador pensó en volver a empezar la construcción y se dio cuenta que ya no era tan fuerte.

Hubo un acto donde Napoleón se impuso el mismo una medalla. En la noche los cerdos celebraron en la casa, tomando whisky del señor Jones. En la mañana Chillón anunció que Napoleón estaba grave.

Los animales lloraban pensando que iban hacer sin un líder. Corrieron el cuento que Bola de Nieve había envenenado la comida. Gritando, Napoleón blasfemaba diciendo que los animales que bebieran alcohol tendrían pena de muerte. En el trascurso del día Chillón llegó con la noticia de que se estaba recuperando y, ya al segundo día estaba trabajando. Sin embargo, días después estaba cultivando cebada en el campo reservado para los animales viejos.

Una noche de madrugada hubo un estruendo en el establo y todos los animales llegaron al lugar, viendo a Chillón en el piso con un pincel y cubo de pintura a su lado y una escalera partida. Benjamín el burro se dio cuenta de lo ocurrido, pero, no dijo nada. Días después Muriel la cabra leyendo los 7 mandamientos, notó que había otro que antes no había leído. El quinto mandamiento ahora decía «Ningún animal beberá alcohol en exceso».

Capítulo 9

Volvieron a empezar la construcción del molino de viento y de nuevo los animales trabajaban muchas horas y la comida era escasa, sin embargo, a los cerdos ni a los perros se le reducían las raciones. Chillón no hablaba de reajuste. Por supuesto comparaba con los tiempos de Jones y decía que ahora estaban mejor, que tenían más comida, trabajaban menos horas, que tenían más pajas.

Ya lo animales no recordaban el tiempo de Jones lo que sabían es que antes eran esclavos y ahora eran libres. Los animales cada vez hablaban de su jubilación, ya Boxeador le faltaba un año para retirarse y, como el espacio reservado para el pastoreo de los animales mayores lo sembraron con cebada. Este problema según sería resulto dejando que pastorearan a campo abierto de la granja.

Luego que cuatro cerdas parieron una treintena de cerdos que eran hijos de Napoleón, él mismo tomo su educación. También establecieron normas que los cerdos no trataran a otros animales y los animales tenían que apartarse cuando pasara un cerdo por su mismo camino. Asimismo, los cerdos llevarían una cinta verde los días domingo en su rabo.

A pesar de haber sido un año exitoso, les faltaba recurso para compra las herramientas para hacer funcionar el molino de viento, materiales para construir el aula y otros utensilios. Así como granos para alimento. Cuando cosecharon la cebada, la reservaron para los cerdos, así como la azúcar que era prohibida para todos menos Napoleón. Sin embargo, a pesar de las privaciones, las compensaban una vida más digna.

Los animales consideraban que la vida era mejor porque eran sus propios amos y todo el trabajo era para su propio beneficio. Chillón seguía dando datos que según estaban en positivos y mejores que cuando Jones, las celebraciones a la bandera, las procesiones, las celebraciones que aunque algunos se quejaban en voz baja la disfrutaban, todo lo anterior y otras cosas les hacía olvidar la falta de alimentos.

La granja Animal fue proclamada república y tenían que elegir un presidente, por supuesto el único candidato fue Napoleón. Ganó por unanimidad. Siguieron las calumnias contra Bola de Nieve y su colaboración con Jones. Ahora, decían que las heridas en el lomo se las hizo Napoleón y que Bola de Nieve gritaba “Viva la humanidad”.

En ese verano reapareció el cuervo Moisés (el cuervo del señor Jones), con el mismo discurso del Monte Carmelo, en el cielo. El cuervo insistía, que luego de tanto trabajar y pasar hambre bien merecido era ir al Monte Carmelo, que le dieran azúcar, pasaran y trataran bien. Algunos animales le creían. Los cerdos le permitían no trabajar, visitar la granja y le daban cerveza.

Ya Boxeador estaba mejor de su casco y, ahora el caballo trabajaba más duro y junto a él el resto de los animales, trabajando como esclavos. Pues además del trabajo normal de la granja, construían de nuevo el molino de viento, se le añadía la escuela para los cerdos.  A los animales les costaba estar trabajando todo el día con insuficiente comida, Boxeador nunca descansaba.

[yuzo_related]

A pesar de su condición de salud, pues había adelgazado bastante no manifestaba a los otros animales algún signo de enfermedad. Ni que sus fuerzas disminuían. Ya ni hablaba, se veía como si dijera «Trabajaré más duro». Una noche en el verano, los animales se agitaron porque algo le había sucedido al Boxeador El caballo se había caído y no lograba levantarse.

Los animales llamaron a Chillón para que lo asistieran, este llegó afligido por lo sucedido al caballo y llegó con un mensaje del líder Napoleón según afectado por lo que le pasaba a Boxeador. Informó que lo trasladarían al Hospital de Willingdon, para que lo atendiera un veterinario. Los animales se preocuparon porque aparte de Marietta y Bola de Nieve, ningún animal había salido de la granja.

El caballo no se restableció y un día mientras los animales estaban trabajando en el campo, llegaron a buscarlo para llevarlo a  Willingdon, según para que lo asistiera el veterinario. Los animales al saber que se lo llevaban corrieron de tras del furgón para despedirse. En eso Benjamín leyó el letrero «Alfred Simmonds, matarife de caballos y fabricante de cola, Willingdon. Comerciante de cueros y harina de huesos. Servicio de perrera.»

Lo van a matar gritó el burro y, entonces los animales coreaban para que el caballo se bajara. Escucharon más tarde el tamborileo de los cascos dentro del furgón queriendo salir, pero ya el débil caballo no tenía las fuerzas de antes. Siguieron infructuosamente  al carro un rato y el mismo, terminó saliendo de la granja y no volvieron a ver a Boxeador.

Tres días después vino Chillón a informar que a pesar de las atenciones del veterinario había muerto en el hospital de Willingdon. Según él, lo acompañó hasta el último momento y que el momento fue muy triste. De acuerdo al cerdo, el caballo con débil voz dijo: que le causaba pesar no terminar el molino, ¡Viva la granja Animal!, ¡Adelante en nombre de la Rebelión! ¡Viva el camarada Napoleón! ¡Napoleón siempre tiene la razón!

Agregó a su vez con voz enojada, sobre el rumor que corrió de que lo llevaban al matadero e informo que todo era una confusión, que el veterinario había comprado el furgón y todavía no le cambiaba el letrero. Manifestó que Napoleón se sentía muy afectado porque hicieran correr el rumor de que Boxeador era llevado al matadero.

El mismo Napoleón presidió el fúnebre, se lamentó por no haber podido traer los restos del caballo para enterrarlo en la granja. A cambio colocaron una corona de heno en una tumba simulada. En el discurso de despedida recordó las máximas de Boxeador «Trabajaré más duro» y «El camarada Napoleón siempre tiene razón». Máximas que dijo será bueno que cada animal las adopte como suyas.

Días después los cerdos realizaron una comida en homenaje a fallecido caballo, ese día llegó de Willingdon un vehículo que llevó una gran caja de madera. Esa noche del banquete se escucharon ruidos provenientes de la casa e incluso una pelea, terminando con ruidos de vidrios rotos. Los cerdos empezaron a salir de la casa luego del mediodía y según los rumores los cerdos habían sacado de alguna parte dinero para comprar whisky.

Capítulo 10

El tiempo había pasado y muchos de los animales que participaron en la rebelión ya fallecieron. Otros son animales que llegaron de otras comarcas a trabajar en la granja por tanto, poco se recuerda de la realidad vivida cuando se produjo la rebelión. De aquellos animales de entonces, seguían vivos Trébol, Benjamín, el cuervo Moisés y algunos cerdos como Napoleón convertido en un viejo verraco con unos 150 kilos de peso y Chillón tan gordo que casi no veía.

La población de la granja ahora era mayor y más cuantiosa en animales comprados, por lo que la Rebelión era tan solo una tradición que conocían a través de los cuentos de los primeros animales de la granja. A pesar de todas las vicisitudes por las que pasaron ahora la granja era más prospera. Por fin el molino de viento lo habían terminado, aunque no lo usaban para generar electricidad, si no para moler maíz que les aportaba muy buenos beneficios.

Sin embargo, los animales seguían trabajando mucho y teniendo una dieta insuficiente, ahora se habían añadido nuevos edificios y tenían una trilladora y un silo, trabajaban en la construcción de un segundo molino, y según al terminarlo comprarían los dinamos, para tener electricidad, a pesar que ya no se hablaba de los lujos que esta aportaría como luz en los establos, agua caliente y más días libres. Napoleón, dijo que esa idea era contraria con los ideales del animalismo.

Según Napoleón la verdadera felicidad era tener una vida frugal y trabajar duro, aunque él era el que menos la practicaba. La granja se había enriquecido pero los animales que trabajaron sin descanso no lo disfrutaban, solo los cerdos y los perros y, por supuesto Chillón tenía una buena explicación para esto. Les hacía ver que el trabajo administrativo de la granja era vital, que por su ignorancia les era difícil entenderlo.

Los animales seguían sus condiciones precarias aun cuando Chillón indicaba que la finca había prosperado mucho, ellos continuaban con hambre y durmiendo incómodos, teniendo frío y trabajando mucho, pero todo era compensado por ser la única granja de Inglaterra que los dueños eran los animales y por tanto eran libres. Todavía creían en la República de los Animales que el viejo Mayor les anunció, en donde ningún humano pisaría los verdes campos ingleses.

Hubo un día en ese entonces que Chillón se llevó a todas las ovejas a un descampado al otro extremo de la finca, en la noche al terminar la jornada él regresó solo a la casa y les ordenó a las ovejas a quedarse donde estaban. Esta ausencia de las ovejas se mantuvo varios días, la excusa es que le estaba enseñando una nueva canción.

A los pocos días de regresar las ovejas, la primera que lo vio fue la vieja yegua Trébol, quien empezó a relinchar llamando a otros animales, entonces se produjo un alboroto entre los animales y empezaron a llamarse entre ellos para que vieran los que estaba pasando, todos se quedaron sorprendido cuando vieron: “Un cerdo caminando sobre sus dos patas traseras”.

El cerdo resultó ser Chillón, que caminaba con torpeza en dos patas debido a su gordura, luego aparecieron otros cerdos más también caminando unos con más seguridad y otros con torpeza sosteniéndose sobre sus patas traseras. Hasta que al cabo rato apareció el propio Napoleón caminando con altivez sobre sus dos patas traseras, mirando con desdén a los otros y llevando un látigo en su pezuña. Detrás de él otros cerdos caminando y los perros brincando a su alrededor.

Aterrorizados y sorprendidos, los animales estuvieron a punto de protestar, cuando de repente las ovejas empezaron a balar  al unísono: “Cuatro patas sí, dos patas mejor”. Benjamín y Trébol, consternados, se fueron al extremo del establo principal a donde estaban escritos los 7 mandamientos. Con resistencia Benjamín leyó y vio que ahora solo había un mandamiento que rezaba así: “TODOS LOS ANIMALES SON IGUALES, PERO ALGUNOS ANIMALES SON MÁS QUE OTROS”

A partir de ese día los cerdos se comportan con costumbre de los hombres, supervisan con látigo en mano, escuchaban radio, instalaron un teléfono, Napoleón fumaba una pipa, y él y los otros cerdos se vestían con las ropas de Jones y su esposa. Una semana después de todo esto, llegaron a la granja varios carruajes, trasladando a varios agricultores vecinos a hacer una visita a la granja Animal.

Mientras la recorrían los agricultores se admiraban de la disciplina de los animales y los avances logrados en la administración de la granja, sobre todo por el Molino de Viento. Los animales se afanaban trabajando sin levantar la cabeza ellos no sabían a quién tener más miedo si a los humanos o a los cerdos.

Esa noche en la casa hubo un festejo por motivos a la visita de los agricultores vecinos, con  quienes Napoleón estaba haciendo alianzas. Los animales entre asustados y curiosos escuchaban las voces y carcajadas de los humanos  junto con los chillidos de los cerdos. Todos juntos decidieron ir a ver qué era lo que pasaba y empezaron deslizarse por el jardín para ver por una ventana.

Los humanos y cerdos estaban brindando alrededor de la mesa, en eso el señor Pilkington ofreció un discurso hablaba de la admiración que tenía por ver los avances de la granja, que a pesar de que los animales menores de granja Animal eran los menos recompensados con respecto a otras granjas, lograron que cumplieran de manera  disciplinada con el trabajo. Que era motivo de copiar en sus propias granjas.

Su tono de alguna manera era de burla, decía que si bien en esta granja tenían que lidiar con animales inferiores, en sus propias granjas también tenían que trabajar con hombres de clases inferiores. Todos rieron y brindaron, felicitaron a los cerdos por las bajas raciones, el largo jornal de los animales y pocos beneficios que observó en Granja Animal.

Napoleón también quiso hacer un brindis, su discurso como siempre fue breve y directo, dijo que se contentaba que por fin se hubiese terminado el tiempo de incomprensión por lo ocurrido en la granja que preside, el de atribuirle que querían desestabilizar e incitar a rebelarse los animales de otras granjas, afirmando que era falso. Que ahora lo que querían era vivir en paz y ampliar las relaciones comerciales.  Añadió que la granja era una cooperativa, y todos los cerdos eran su dueño.

Que estaba introduciendo algunos cambios en la granja para aumentar la confianza, como: Prohibir saludarse con la palabra “camaradas”; eliminar la extraña costumbre que desconocía su origen de desfilar los domingos, frente la calavera de un cerdo; la bandera verde ya no tendía la pezuña ni el cuerno. La granja Animal, ahora recuperaría su antiguo nombre Granja Solariega.

Los animales que veían por la ventana y veían y escuchaban el alborozo de los cerdos y humanos, pero empezaron a ver algo extraño. Veían qué algo extraño pasaba en la cara de los cerdos y no entendían que era. Los cerdos y humanos terminaron de brindar y reanudaron la partida de naipe que habían interrumpido por los brindis y, entonces los animales silenciosos, sorprendidos y turbados se empezaron a retirar, cuando de nuevo escucharon gritos e insultos.

En la casa todos estaban ahora peleando y se miraban con desconfianza y rabia, se llamaban tramposos. Al parecer Napoleón y el señor Pilkington, jugaron la misma carta al mismo tiempo. Las doces voces gritaban indignadas y todas sonaban iguales. Ahora veían la cara de los cerdos, y la comparaban con las de los hombres y, de ver a los hombres pasaban a ver los cerdos y, no podían distinguirlos.

Análisis de los personajes

A continuación se pasara a analizar los personajes principales de esta fábula, en vista de los roles que cada uno representa en la novela y su relación entre ellos. Los principales personajes son los cerdos Mayor, aunque aparece muy poco, porque genera todo el desenlace de la novela. Así como los cerdos Napoleón y Bola de Nieve, los caballos Boxeador, Trébol; Benjamín el burro, las ovejas, y entre los humanos: los  granjeros  Jones,  Pilkington y Frederick, y otros.

El cerdo Bola de Nieve (Snowball)

Bola de Nieve aparece en la primera parte de la novela, aparece cuando los cerdos llaman a todos los animales a organizarse en el establo para escuchar a viejo cerdo Mayor, quien tenía un mensaje para todos los animales. Bola de Nieve, fue descrito, por el autor como más vivaz y con facilidad de palabra, sin embargo era de carácter débil.

Comparando a Bola de Nieve con Napoleón

Bola de Nieve fue expulsado por Napoleón cuando le echo los perros que él crió. Una vez  que logró escapar de la persecución, lo convierten en chivo expiatorio y le achacan todas las fallas del régimen de Napoleón. Entre línea se puede apreciar que Napoleón quiere enlodar la imagen del cerdo Bola de Nieve, por lo que este pasa a verse como un animal noble y bueno.

Bola de Nieve a inicio de la novela también tiene un papel protagónico, es él quien ayuda a redactar los 7 mandamientos, inicia la propaganda a favor de la rebelión en otras granjas, usando a las palomas, busca de educar a los animales e impulsarlos a querer prosperar y hacer realidad los sueños, como es la construcción del Molino de Viento, que si bien era una manera de distraer los animales, también al parecer era para su bienestar. Por tanto, él tenía sus defectos como virtudes.

Este cerdo buscó de simplificar el mensaje, para que lo captarán todos, tantos los que aprendieron a leer como los analfabetas, en una sencilla frase, que luego las oveja la balan “Cuatro patas sí; dos patas no”. Con esto las ovejas fueron adiestradas para que acallaran las quejas de los otros animales.

Él era un cerdo que a pesar de llevarse mal con Napoleón apoyo los primeros beneficios obtenidos por los cerdos con respecto a los otros animales. Por ejemplo, cuando los animales protestan por la distribución de la leche y las manzanas para los cerdos y al resto no. Bola de Nieve, se une a Napoleón y los otros cerdos, hacen ver que para ellos es indispensable tomar leche por su trabajo intelectual, por lo que no se sabe cómo sería su desenvolvimiento cuando llegó la dictadura a la granja.

La división entre Napoleón y Bola de Nieve se profundiza luego de la “Batalla del Establo de Las Vacas”, cuando el primero observa la admiración de los otros animales para con él e incluso lo rinden homenaje cuando crean una medalla y le otorgan la medalla de “Primer Orden” a Bola de Nieve y canta las “Bestias de Inglaterra” en su honor y la oveja muerta en Batalla. Aunado a esto el proyecto de Bola de Nieve de construir un Molino de Viento y querer el progreso.

En tanto que Napoleón quería mantener a los animales trabajando y con el estómago lleno, satisfaciendo lo básico para vivir. Es posible que este rencor a otro posible líder de la granja, llevó a Napoleón a trabajar en secreto para formar el pequeño ejército de perros para que lo obedecieran y controlar a los otros animales, empezando por Bola de Nieve.

Luego de expulsar a Bola de Nieve, Napoleón y los otros cerdos, lo convierten en un chivo expiatorio. Usa el cerdo Chillón (Squealer) regar cualquier información falsa para dañar la imagen de Bola de Nieve, hasta lograr que el resto de los animales que no leen, o sabiendo leer no quieren tomar parte activa en el manejo de la granja, cambiaran de opinión con respecto a Bola de Nieve. Transformando su imagen en la de un enemigo invisible, que los daña en la realidad.

Bola de Nieve & León Trotsky

Al comparar este personaje con los líderes de la revolución Rusa de 1917, en el inicio de la novel a Rebelión en la Granja, se podría comparar con Lenin. Sin embargo, a medida que avanza esta fábula alegórica, se le relaciona más con León Trotsky, quién fue el segundo al mando de esa revolución después de Lenin.

Instaurar la revolución, el papel de Trotsky empezó a tomar relevancia llegando a ser una persona importante en Rusia. Como en los primeros capítulos lo es Bola de Nieve. Trotsky, fue el que llevó al Ejército Rojo a la victoria en la Guerra Civil Rusa, cuando era Comisario del pueblo de asuntos externos. Parecido al rol de Bola de Nieve, durante la Batalla del Establo de Las Vacas. Al igual que a Bola de Nieve con Napoleón, para Trotsky este triunfo fue la gota que derramó el vaso para el líder Lenin.

Trotsky fue un dirigente político que le estorbó a Lenin, cuando en 1922 yacía en su lecho de muerte, se realizaban los trámites para expulsar a Trotsky del Partido Comunista. Lenin se dio cuenta de las diferencias entre Trotsky y Stalin y eso lo perturbó. Al fallecer Lenin, Trotsky fue líder de un partido opositor a Stalin. Trotsky se caracterizó por ser muy crítico de la línea cerrada y jerárquica del Partido Comunista de Stalin.

En la novela Rebelión en la granja, Bola de Nieve quiso, difundir la rebelión entre los animales de las otras granjas y en cambio, Napoleón, quería que se apoyara trabajar más para tener reservas de alimentos. Una situación similar ocurrió en realidad en la revolución rusa, Trotsky, tenía la visión de llevar la Revolución Comunistas a otros países, en cambio Stalin, pensaba que se tenía que consolidar la revolución en Rusia.

La expulsión de Bola de Nieve de la granja por parte de Napoleón al parecer es una insinuación a la forma en que Stalin forzó la salida de Trotsky  del Partido Comunista en 1928. Trotsky fue un fuerte opositor de Stalin, quien a diferencia de otros miembros del partido comunista, mantuvo su posición. Otros dirigentes en cambio se entregaron a Stalin reconociendo sus errores. Trotsky fue exiliado y asesinado en México en 1940 por un miembro de la NKVD, de la policía secreta de Stalin.

Napoleón

Al principio de la novela los presenta como un personaje antagonista a Bola de Nieve, al principio tiene un rol distante al inicio de la rebelión. Es presentado junto con Bola de Nieve y Chillón como uno de los cerdos más inteligentes de la granja. Es descrito como el único cerdo de la raza Berkshire, de la granja, mal encarado, de pocas palabras  y acostumbrado a salirse con la suya.

En la parte en que Napoleón le quita los nueves cachorros a sus madres y, se los lleva a criarlos a escondidas, se ve que Napoleón está planeando algo, de forma secreta, que sabe esperar el momento oportuno para actuar. Así como cuando va a ver los planos del molino y no dice nada pero orina sobre ellos.

A los perros los entrena a escondida hasta que crecen y los llamó para hacer que por su furia Bola de Nieve huya de la granja, de alguna manera obliga al exilio a Bola de Nieve. En ese momento de sorpresa, los animales al principio no saben de dónde salen los perros, hasta que se acuerdan de los nueves cachorros. En el caso de la construcción del molino, mientras Bola de Nieve llevaba el proyecto se opuso al mismo. Ya exiliado Bola de Nieve, aprueba la construcción del mismo.

Después de lograr que Bola de Nieve saliera de escena y no tener más influencia sobre los animales, Napoleón se hizo del poder de la granja. Es un cerdo que habla poco en público y para esto se apoya en Chillón para que sea su vocero. Logra que cada vez haya menos protestas por los mensajes persuasivos de Chillón y, sus salidas cada vez más esporádicas, tomando decisiones a puerta cerrada, tan solo informar las decisiones al resto de los animales y él controla el poder.

Como se lee en el párrafo, en donde el autor narra que Napoleón cada vez se presentaba menos en público, la mayoría del tiempo lo pasaba en la casa y, de paso la puerta de la casa la vigilaban los perros de aspecto feroz. Cuando aparecía en público era difícil aproximarse, pues iba custodiado por estos perros como guarda espalda.

Napoleón junto con los otros cerdos y la vocería de Chillón, cambian la historia a su conveniencia, cambiando la imagen de Bola de Nieve para que los animales pensaran que él era un enemigo de la granja y, haciendo ver va Napoleón como un héroe de la rebelión y creador de los proyectos como el Molino de Viento.

Se aprovecha de la ingenuidad de los animales, como Boxeador,  que por su fuerza y disposición al trabajo es muy admirado por el resto de los animales y de la indiferencia, además pesimismo del sabio, Benjamín el burro. Adiestra a las ovejas para que con su canto logran acallar las voces de los animales que llegan a protestar.

Napoleón y Joseph Stalin

Napoleón es  posiblemente una mímesis de Joseph Stalin, que a partir de 1922 hasta su muerte fue el Secretario General del Partido Comunista. Al igual que Napoleón, Stalin fue un manipulador manejando las estrategias detrás de escena. Organizó una policía secreta, primero llamada NKVD luego llamada KGB, que como los perros de Napoleón, lograron hacer desaparecer a su principal oponente de Stalin, León Trotsky, representado por Bola de Nieve en la Rebelión en la granja.

Mantuvo todo el tiempo el control de los medios de comunicación, con propaganda a favor de él, usando su poder político para reescribir la historia de Rusia, aumentado la importancia de su papel de la que realmente jugó en la Revolución de 1917. Además de otorgarse para sí mismo y para más nadie la responsabilidad de la victoria de la Segunda Guerra Mundial.

Napoleón adiestrar a los perros para que fuesen sus guardianes y deshacerse de Bola de Nieve y aplacar a los animales. Stalin usó a la policía secreta para mantenerse en el poder y para hacer callar a los contrarios. En la novela se derrumbó la producción de alimentos en la granja Animal con Napoleón en el poder. En Rusia durante el régimen de Stalin descompuso la producción agrícola, con la implantación de sus planes quinquenales. Ocasionando una hambruna en Rusia.

Chillón (Squealer)

La descripción de este personaje es que es un cerdo muy inteligente, buen orador y cuando discute un punto álgido, se mueve con saltos de un lado a  otro moviendo la cola. Se caracteriza por ser muy persuasivo. Sabía manejar a los animales y transformar las verdades en mentiras y viceversa. Era el portavoz del régimen de Napoleón. Es un personaje de confianza, gracias a su rapidez mental, lengua ágil y poca moral.

En Rebelión en la Granja, aparece para defender la posición de los cerdos por atribuirse la potestad de consumir la leche y los excedentes de manzanas porque su trabajo con el cerebro, tenía que tener una buena nutrición, además según Chillón, estos alimentos tienen unas substancias indispensables para la salud de los cerdos.

Al ser el vocero oficial es quien transmite cualquier cambio en las decisiones de manejo de la granja y de los animales de otras especies. Hace ver que las decisiones tomadas por Napoleón son por el bien de todos los animales de la granja y no para sus propios intereses. Chillón, hace uso de los prejuicios de los animales, casi siempre justificó las decisiones alegando que los cerdos quieren hacer las cosas diferentes a como lo hacía Jones.

Una y otra vez repetía… seguramente, camaradas, ustedes no querrán ver regresar a Jones ¿verdad?… Chillón de alguna manera jugaba, con el lobo que pronto podría llegar y, en la realidad el lobo ya había llegado y, era el cerdo Napoleón. Mientras, los cerdos se marean de poder y actúan con los animales como si fueran superiores, e incluso asumen actitudes humanas. Chillón, se inventa una distinción artificial para persuadir a los animales que han separado del pasado opresor.

La acción más repulsiva de Chillón es cuando juega con los sentimientos de los animales, en el momento que enferma y luego muere Boxeador. Él sabía que los animales se inquietaron porque Boxeador fue trasladado según al hospital en una camioneta que tenía un letrero de matarife o carnicero. Sin embargo, para confundir hace ver que la camioneta era de un veterinario que se la había comprado a un carnicero.

Asimismo, inventó toda una historia de haber acompañado a Boxeador en sus últimos instantes con vida, hace ver que fue la escena más conmovedora que había vivido. Usa el amor y respeto de los animales por Boxeador para sus intereses y, aprovecha de recordar a los otros animales la lealtad del caballo hacia el trabajo y decisiones de Napoleón. Utiliza la imagen de este, para borrar la traición de los cerdos.

Chillón & Rusia cuándo Stalin

Según la crítica a un símil entre el cerdo Chillón y Vyacheslav Molotov, quien fue partidario de Stalin en su pelea con Lenin y Trotsky. Este funcionario del régimen de Stalin, fue quien firmó varias sentencias de muerte durante la Gran Purga. Fue fiel a Stalin e inteligentemente, aplicó planes opresores contra el pueblo ruso. Como Chillón, Molotov permaneció leal al dictador.

En el cuento se ve que el autor quiso representar a través de Chillón la hipocresía. Hace ver a los animales una realidad distinta, tal vez debido a su ansia de poder. La indiferencia de Chillón hacia la realidad del mundo donde vive es notoria en la oración: Chillón estaba tan gordo que se le dificulta ver más allá de sus narices”.

Los nueve cachorros

Estos nueve cachorros son los que Napoleón les quitó a sus madres Jessie y Blueball, después de haber sido destetados, con la simple explicación que él se encargaría de su educación. Apartándolos del resto de los animales, logrando que todos se olviden de los mismos. Con esa actitud Napoleón llevó a la práctica su forma de pensar, que para fortalecer el régimen, se tenía que preparar a los más pequeños. El resultado unos perros que solo cumplen sus órdenes.

Como se evidencia cuando reaparecen durante la votación para decidir la construcción o no del molino de aire, y Napoleón se da cuenta que Bola de Nieve tiene muchas posibilidades de ganar. Por lo que con un chillido, en el acto aparecen en escena, con la instrucción de atacar a Bola de Nieve, quien se va de la granja al correr frenéticamente para escapar de sus garras. Dejando de esta manera el camino libre a Napoleón, para tener el control de la granja.

Después de que regresaron de perseguir a Bola de Nieve, van directo hasta el sitio donde se encontraba Napoleón  y menean la cola, como lo hacían los perros que crío el señor Jones. Estos perros los entrenaron para mantener alejados a los animales, transformándoles en fieras que matan con una simple orden del cerdo Napoleón, y vigilan a todos en la granja.

Los nueves perros & Rusia cuándo Stalin

Según los críticos de la novela, los perros en Rebelión en la granja, representan la NKVD, que era la policía secreta de Stalin. Esta policía fue muy activa durante las década de 1930 y 1940 del siglo pasado. Se evidencia su poder, en 1940 cuando Trotsky fue asesinado en México por agente de la NKVD, de nombre Ramón Mercado.

Las ovejas

A las ovejas que al parecer eran unos de los animales menos inteligentes, pues cuando Bola de Nieve empezó a enseñar a leer a los animales, esta especie no aprendió a leer. Sin embargo, si se aprendieron el párrafo que el mismo Bola de Nieve, simplificó, de los siete mandamientos. “Cuatro patas sí; dos patas no”, que empezaban a balar en los momentos más comprometedores de Napoleón. Su objetivo causar confusión y apaciguar los ánimos de los animales inconformes.

Asimismo, son entrenadas de nuevos para entornar esta consigna, ajustada a la nueva realidad. Es decir, cuando Chillón se las lleva por unos días y a su regreso las ovejas balan “Cuatro patas sí; en dos mejor” y días después los animales de la granjas quedan sorprendidos al ver a Chillón caminando en dos patas, luego a Napoleón que es seguido por varios cerdos caminando en la posición bípeda.

Las ovejas & la Rusia de Stalin

Este rol de las ovejas en la novela, se podrá interpretar dentro del contexto del régimen comunista de Stalin, de dos maneras. Una, que son la representación de la maquinaria propaganda masiva y la segunda, la más penosa. La posición de la población que se deja manipular con discursos, actos políticos y slogan a favor de los gobernantes y ayudan a alborotar o calmar los ánimos.

La repetición por parte de las ovejas de letras simples y pegajosas, parece que es con la intención de destruir cualquier manifestación verbal y estratégica independiente. De la que se vale Napoleón para mantener el control sobre el resto de los animales de la granja. Es como el objetivo de las propagandas y publicidad política, empiezas sin darte cuenta a repetir y repetir, sin analizarla, la difundes terminan jugando un papel  dentro del régimen totalitario.

El granjero Pilkington

El autor describe a este granjero dueño de una de las granjas colindante llamada Monterraposo con la ahora granja Animal, como una persona que al parecer le dedica su tiempo más a la pesca o la caza que al manejo de la granja. La granja se encuentra un poco descuidada. Tiene una relación conflictiva con el dueño de la granja Campocorto, el señor Frederick. Campocorto era una granja más pequeña, pero muy bien manejada.

Estos personajes según el autor, se la llevaban tan mal que era difícil que se pusieran de acuerdo, ni siquiera para defender sus propios intereses. Como la preocupación que tenía ambos granjeros, que los animales de sus granjas también se emanciparan y hubiese una rebelión en cada granja. Por esto se daban la tarea de hablar del fracaso de la rebelión de los animales, en la granja Animal.

A pesar de esta posición contraria a que los animales gobiernen sus propias granjas, con el tiempo tiene relaciones comerciales con Napoleón. Relaciones estas, que Napoleón maneja a su antojo. Por ejemplo la venta de la madera que en sus inicios se la ofreció al señor Pilkington y, luego cambió de opinión y termina vendiendo la madera a Frederick, quien lo engañó al pagar la compra con billetes falsos. Con el tiempo Napoleón vuelve abrir relaciones amistosas con Pilkington.

El granjero Pilkington & Rusia cuándo Stalin

El símil del papel que juega este personaje en la novela y su actitud con respecto a los animales y la rebelión, lo asocian con los países  Gran Bretaña y Francia, que formaban parte de los países que formaban parte de la fallida alianza anti germánica que en principio iba firmar Stalin con estos países, antes que las negociaciones se rompieran y la alianza estratégica se derrumbara.

Esto ocurrió por el pacto de no agresión que firmaron Stalin y Hitler en 1939. Ambos mandatarios sostuvieron relaciones distantes por su antipatía entre ambos durante la década de los años 1930 del siglo XX. Este pacto pareció evidenció que Stalin era un tirano más, y que la imagen socialista acerca de la revolución de los trabajadores era pura propaganda.

Según los diferentes países comunistas de ese entonces, definían el pacto en términos antifascista.  El pacto no agresión entre la Alemania nazi y la Rusia de Stalin firmado en 1939, fue mal visto por los idealistas de izquierda, como el escritor de la novela George Orwell, que consideraban que las ideas socialistas aún prevalecían en Rusia.

Cuando Hitler violenta el pacto, lanzando una enorme ofensiva sorpresa para invadir Rusia, en junio de 1941, fue que Stalin, repentinamente, regresó a su pose antifascista, buscando la alianza con Occidente. Como hizo Napoleón cuando el granjero Frederick, lo engaña. Este personaje envía palomas mensajeras a la granja del señor Pilkington, para limar asperezas. La posición del señor Pilkington fue de burla, aunque tiempo después retoman la alianza comercial.

El abogado Whymper

Este abogado Whymper, es descrito por Orwell como un hombre de baja estatura, astuto, que usa patillas anchas, un vendedor al por menor, que rápido se da cuenta que puede sacar ventaja de las necesidades de la granja, por lo podía obtener unos buenos pagos. Como esta por el dinero, le importa poco si es verdad o mentira el progreso y buena vida de los animales de la granja.

Es un personaje que si bien pareciera tener poca relevancia en la novela, es el primer humano que conecta con los animales y, por conveniencia realiza las tareas que estos le solicitan. Él actúa como intermediario entre la granja Animal y el exterior, es decir con los otros granjeros. El señor Whymper, aparece en varias oportunidades en la novela con intervenciones cortas, pero significativas.

El abogado Whymper & Rusia cuando Stalin

Con este abogado al parecer el autor busco de personificar, aquellos occidentales  que apoyaban los intereses comunistas y contribuyeron con difundir mitos, sobre lo bien que se vivía en la Rusia de Stalin y la prosperidad del país comunista. Un personaje que según los críticos calzan en este tipo de personajes fue el intelectual Lincoln Steffens, quien después de su visita a la Unión Soviética en los años 1920, manifestó “He visto el futuro y funciona”.

El cerdo Viejo Mayor

La historia de los animales de Rebelión en la Granja, se inicia con una reunión presidida por el cerdo ganador de premios y llamado Viejo Mayor, este era un cerdo muy admirado por su sabiduría. Los animales se reunieron con cierta incertidumbre sobre qué les hablaría el viejo cerdo.  El mensaje del viejo Mayor fue los animales no tienen por qué tener las vidas cortas y miserables que viven. El hombre puede ser culpado por ser, “el único ser que consume sin producir”.

El cerdo Mayor además del mensaje de su sueño, dónde describe el problema. Aporta lo que consideró y creyó con una solución. Dice que si los animales pudieran destituir al hombre y tomar el control de la granja, de esta manera todos vivirían en un estado de igualdad. Con el objetivo de sensibilizar a los animales, les enseña el himno “Bestias de Inglaterra” el cual se continúa entonando muchos años después de su muerte, Hasta que Napoleón lo prohibió y sustituyó.

 El viejo Mayor, Karl Marx y el Manifiesto Comunista

El Viejo Mayor es la mímesis de Karl Marx en la novela, uno de los filósofos y teóricos políticos más famosos en la historia universal. Marx escribió un pequeño libro llamado El Manifiesto Comunista en 1848 que es hoy conocido alrededor del mundo, debido en gran parte, a la Revolución Rusa de 1917, en donde se trató de implementar muchas de las ideas marxistas.

El Manifiesto comienza diciendo que “Toda la historia de la sociedad humana, hasta la actualidad, es una historia de lucha de clases”. Marx explica las “tensiones internas” que llevarían al capitalismo eventualmente a autodestruirse. Se imagina que la siguiente etapa de la economía de la sociedad sería sin estado y sin clases sociales, y lo denominó “la dictadura del proletariado” (la clase trabajadora).

En Rebelión en la Granja, los animales representan al proletariado, a la clase trabajadora, a aquellos que se supone darán el paso a la siguiente etapa de la historia. Los humanos representan a los capitalistas, aquellos que toman ventaja de la clase trabajadora y se quedan con los bienes de su trabajo. Según Marx, sólo a través de la revolución esta situación puede cambiar: “tiemblen, si quieren, las clases gobernantes, ante la perspectiva de una revolución comunista.

Los proletarios, con ella, no tienen nada que perder, como no sean sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo entero por ganar. ¡Proletarios de todos los países, uníos!”

La yegua Marieta  (Mollie)

Es una bella yegua acostumbrada que la peinaran colocarán cintas de colores en su crines, por ser un bello ejemplar. Fue uno de los animales que rápido hizo ver que le costaba adaptarse a una nueva vida de trabajo y sin tiempo para cuidar su bello pelo, verse en el espejo y que le muestran cariño a través de un terrón de azúcar.

Durante la Batalla del establo de las vacas, Marieta no participó, se escondió en su casilla. Todo el tiempo llegó tarde a las faenas de trabajo y siempre tenía una excusa, se la pasaba quejándose de dolores, pero a la hora de comer tenía muy buen apetito. Antes de escaparse, otra yegua Trébol, la vio varias ocasiones permitiendo que le acariciaran su hocico. Con el tiempo le descubren azúcar escondida en su casilla. Marieta es el primer animal que se fue de granja Animal.

Marieta & la Rusia de Stalin

La actitud de la yegua Marieta es un símbolo para representar a  la clase burguesa rusa, que no eran abiertamente desleales a los bolcheviques, pero contribuyen muy poco a la revolución. La burguesía a menudo se mantenía quieta y no tomó en cuenta la ideología, siempre y cuando no tuvieran que hacer sacrificios en su propio estilo de vida. Cuando se les pidió hacer sacrificios, muchos abandonaron la causa y se fueron a Occidente.

El cuervo Moisés (Moses)

Moisés era un cuervo amaestrado por señor Jones, según los animales le llevaba chismes al señor Jones. Participa muy poco durante la historia de la rebelión, al principio de la novela llegó tarde a la convocatoria del Viejo Mayor. Cuando los cerdos empezaron a inculcar las normas y precepto del sistema animalismo, se encontraron con el obstáculo de la doctrina de Moisés, sobre un lugar cerca del cielo llamado Monte Carmelo, donde iban los animales después de una vida de trabajo.

Una vez que los animales se rebelan, el cuervo se va junto con el señor Jones. Tiempo después vuelve aparecer, luego que el cerdo Bola de Nieve fue desterrado de la granja por Napoleón y tomar para él poder de granja Animal. Moisés, llega con la misma historia de las ventajas de Monte Carmelo y, algunos animales creen en su historia, tal vez porque les alivia pensar que algún día descansan de tanto trabajo, ya que ahora son libres pero, trabajan mucho y comen menos.

A los cerdos no le gusta Moisés, pero sin embargo, le permiten que se quede en la granja, y siga narrando su historia del Monte Carmelo a los animales. De paso le dan una ración de cerveza sin tener que trabajar. Esa situación confunde a los animales. Es posible que los cerdos consideren a Moisés un charlatán pero, también les sea de utilidad.

Moisés & Rusia cuándo Stalin

Según los críticos, el cuervo Moses representa la Iglesia Ortodoxa Rusa, que colaboran muy de cerca con los zares de Rusia. Luego de la Revolución Bolchevique, en octubre de 1917, la iglesia se separa del Estado. Cuando la Revolución Bolchevique proclamó libertad de pensamientos, indicando que las personas podían profesar cualquier religión. A pesar de esto la relación del Estado con la Iglesia Ortodoxa no fueron buenas. Varios curas fueron ejecutados en ese entonces.

Los esposos Jones

Los esposos Jones eran los dueños de la granja Solariega. Al parecer el señor Jones tenía problemas económicos y para relajarse tomaba mucho. Por lo que descuidaba el manejo de la granja y, maltrataba a los animales. Esta actitud hacia los animales de alguna manera fue lo que ocasionó la sorpresiva rebelión de los animales y la consiguiente huida de los esposos y peones de la granja. A medida que transcurre la novela Jones bebé más tanto que muere a causa del alcohol.

Señor Jones & Zar Nicolás II de Rusia

Según estos esposos representan a los zares de Rusia. Si bien el zar no era alcohólico, si era un monarca impopular y alejado del pueblo. Entre las razones de su baja popularidad entre el pueblo ruso, fue la participación de Rusia en la Primera Guerra Mundial y luego manejó mal la situación bélica. El zar Nicolás tuvo que dejar el poder al no poder controlar al pueblo durante las protestas de febrero de 1917, que fue apoyado por parte del ejército que se unió al pueblo en las protestas.

En Rebelión en la Granja, la rebelión de los animales empezó de manera fortuita. Y se agregaron animales por la incompetencia del Sr. Jones. Resulta, que regresa borracho y se olvida de alimentar a los animales. Cuando las vacas protestan irrumpiendo en el cobertizo, el Sr. Jones y sus hombres salen “con látigos, azotando a diestra y siniestra”. Pero no esperaban que los animales todos a la vez lo atacaran, y antes de que se dieran cuenta, habían sido expulsados de la granja.

El granjero Frederick

Es el dueño de la Granja Campocorto. El autor lo describió como un hombre de carácter severo, astuto, pendenciero y con fama de hábil negociador. Al igual que el granjero Pilkington, estaba preocupado por la rebelión de los animales en la granja del señor Jones. Hace regar historias nefastas sobre esa granja. En casi toda la novela las relaciones son hostiles y Chillón, crea el rumor que el cerdo Bola de Nieve conspiró junto a Frederick, contra granja Animal.

A pesar de tener malas relaciones con el señor Frederick, El cerdo Napoleón negocio una madera con este granjero, creyendo que le iba pagar en efectivo y poder usar ese dinero para supuestamente compra granos y otros insumos faltantes en granja Animal. Antes había ofrecido en secreto la misma madera al señor Pilkington, pero de repente cambió de decisión. Resultando, que el negocio con Frederick fue un hurto. El señor Pilkington le dijo “Se lo merece” a Napoleón.

El granjero Frederick & la Rusia de Stalin y la Segunda Guerra Mundial

Al parecer este evento de la novela es una alusión al fallido pacto de no agresión entre Stalin y Hitler, firmado en 1941. Este pacto permitía a la Rusia Soviética y a la Alemania Nazi dividir Europa del Este en varias zonas de influencia. Este pacto preocupó a Gran Bretaña y Francia. La primera se enfrentaba en una solitaria guerra contra Alemania en el frente Occidental entre 1940 y 1941. En tanto que Francia cayó ante los alemanes en 1940.

Benjamín

Es descrito como un burro sabio, pesimista y poco participativo para aportar para mejor la situación de los animales. Al parecer es el animal más inteligente de la granja, pero menos astuto. Hace ver que le importa poco lo que sucede en la granja, pero si hace ver lo fiel que es a su amigo Boxeador el caballo más fuerte de la granja.

Lo lamentables es que Benjamín no aprovecha su sabiduría para tomar una posición y actuar. Solo se queda en la crítica. Pareciera que se deleitara con la futilidad del resto de los animales. Con el tiempo Benjamín vive de cerca la tragedia de no haber tomado parte en un momento dado y actuar para mejorar la situación de los animales. Cuando se enferma Boxeador y se dio cuenta que los cerdos lo mandaron al matadero.

Los críticos literarios, consideraron que Benjamín tal vez representó a Orwell el autor de la novela. Según a través del personaje se ve el punto de vista del escritor. Su actitud filosófica y con postura de sabelotodo. Pero con solo escribir Rebelión en la Granja ya Orwell crea una aguda diferencia entre él y Benjamín. Ambos ven la injusticia, pero Orwell escribe en contra de ella, en vez de resignarse y tomarlo todo con un oscuro goce.

Boxeador

Es un bello ejemplar muy admirado por los otros animales de la granja, aunque poco inteligente. Es muy respetado por su entereza de carácter  y su capacidad de trabajo. Durante el relato de la novela se va viendo que es un trabajador incansable, pero su firmeza de carácter con frecuencia, lo llevó a convertirse en un animal que le brindó lealtad al cerdo Napoleón.

Cuando la situación en la granja se empieza a enrarecer con la política de Napoleón de no permitir que nadie lo contrarié, llegando a botar a Bola de Nieve de la granja, matar animales opositores a su forma de liderar y otros eventos, Boxeador empieza a preocuparse, pero no lo sigue analizando y tal vez sea por falta de inteligencia para entender que pasa y, se deja manipular por Napoleón  y el astuto Chillón.

Boxeador & Rusia cuándo Stalin

La figura alegórica de Boxeador es la representación del proletariado ruso. La fuerte clase obrera rusa pero ignorante. Esa fuerza rusa fue la que llevó ganar la Revolución Rusa en 1917, pero sin embargo, a pesar de pasar hambre por la destrucción del aparato productivo ruso, permitió que siguiera avanzando el comunismo, por creer que era mejor que cuando estaba la monarquía.

Análisis de Rebelión en la Granja

La novela Rebelión a la granja es una crítica a la Revolución Bolchevique de 1917 y el régimen de Stalin, por medio de una fábula de una sociedad ficticia. Personificando a Stalin a través del cerdo Napoleón, quien una vez que tiene el poder abusa de los animales y los ideales iniciales de la rebelión son violentados para su propio beneficio. Este libro es una sátira fuerte contra el comunismo.

Por medio de la escritura el autor crítica el culto a la personalidad, y la censura, el libro es un mensaje contra el totalitarismo, el abuso y la opresión. El autor hace ver cómo podemos corrompernos  con el poder y como el autoritarismo daña la vida de la sociedad. Así mismo, como estos regímenes manipulan la información para cambiar la historia a su favor y, echar la culpa de sus errores a enemigos fantasmas y hacer que la sociedad que los sigue crea en ellos.

Rebelión en la Granja en los medios de comunicación

La novela Rebelión en la Granja, es un libro con mucha repercusión por el tema tratado, que todavía tiene vigencia en la vida política social, de diferentes países. De este libro se han hecho varias películas, transmitido en radio, presentado en cómics y otros.

Rebelión en la granja de 1954

Fue la primera adaptación cinematográfica en un formato de diseño animado realizado por una coproducción británico-americana. Los directores de esta película fueron John Halas y Joy Batchelor. La película fue nominada al premio Bafta en la categoría de Mejor Animación en 1956. Fue una película que  tuvo su repercusión en la historia del cine en Inglaterra por ser la segunda producción animada en largometraje producida en Inglaterra.

En esta película el final es diferente al de la novela, cuando los animales se rebelan contra los cerdos y sobre todo contra Napoleón. La rebelión es comandada por Benjamín, el burro sabio. Esto lleva a reflexionar que lo que le paso a los cerdos ocurrirá con cualquier especie animal mientras una raza domine al resto.

Rebelión en la granja 1999

A diferencia de la película de 1954, aquí usaron animales reales. Fue dirigida por John Stephenson. El final de esta película también es distinto a la del libro, es posible que haya sido influenciada por la caída de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Se observa la decadencia del régimen de Napoleón y, el retorno del hombre a la granja.

Rebelión en la granja 2018

En el año de 2018, fue anunciada por Netflix la producción de una película con los derechos exclusivos. Dirigida por Andy Serkis y usando la técnica de Captura de movimientos y son actores los que interpreta a los animales mediante CGI.

Rebelión en la granja en la radio

En 1947 la BBC emitió un programa especial de radio producida por Rayner Heppenstall. Este programa fue escuchado por el autor de la novela George Orwell y quedó impactado por el dramatismo que le pusieron a la narración y el ambiente. No hay copia de este programa.

Hubo un programa transmitido en la década de los 1970, que fue actualizada en 2013 y transmitido por la BBC Radio 4, representado por los actores Tamsin Greig como la narradora de la historia, Nicky Henson como Napoleón, Toby Jones como Chillón y Ralph Ineson como Boxeador.

Comics o Historieta

Después de haber firmado la película Rebelión en la granja en 1954, los principales actores de la película Norman Pett y Don Freeman, los contrató el Ministerio Británico de Asuntos Exteriores, para hicieran una adaptación de la novela de Orwell en historieta o comics. Sin embargo, no fue publicado en Inglaterra  y sí en los periódicos brasileños y birmanos.

Juego de Video 2017

En 2017 fue anunciada la adaptación de la novela de Orwell Rebelión en la Granja en video juegos, autorizada por la familia del autor. El juego será desarrollado por programadores especializados y animadores de consolas de nueva generación, el juego será tipo adventure-tycoon.  A diferencia de otros juegos del género adventure-tycoon, el jugador será parte de la granja y tendrá que tomar decisiones que influyen en el futuro de la granja.

Rebelión en la granja en la cultura popular

El disco “Animals de Pink Floyd de 1977, fue producido inspirado en la novela Rebelión en la Granja, sobre todo tres canciones llamadas “Dogs”; “Pigs (Three Different Ones)” y Sheep.

Bill Willingham se inspiró para el argumento de su novela gráfica Fábulas. El grupo estadounidense Ice Nine Kills, presenta en su álbum del 2015, Every Trick in the Book, inspirada en esta novela titulada Nature of the Beast.

Biografía de George Orwell

El nombre real de George Orwell fue Eric Arthur Blair, nació el 25 de junio de 1903 en Motihari, fue hijo de un funcionario inglés del Departamento Británico de Opiáceos. Fue periodista, ensayista y novelista.

Antes de ser escritor trabajó en la Policía Imperial de India, trabajo al que renunció para escribir. En 1933, Orwell publicó su primer libro, titulado Down and Out in Paris and London. En 1945 publicó una de sus obras maestras, Rebelión en la granja. Murió de tuberculosis en 1949. Te invito a leer también:

(Visited 34.168 times, 164 visits today)

Deja un comentario