Biografía de Jorge Isaacs: historia y poemas

Romántico y rebelde empedernido, así era este notable personaje que se refiere hoy en este post, se trata de la biografía de Jorge Isaacs, un brillante letrado dedicado a la novela y la poesía. Un ilustre protagonista de la dura época de consolidación de la República colombiana.

Biografía de Jorge Isaacs

Biografía de Jorge Isaacs Ferrer y todo lo que necesita saber

Efectivamente, el tema que se abordará corresponde a parte de la vida y obra de un importante intelectual colombiano; para ello revisaremos la biografía de Jorge Isaacs, cuyo nombre de pila fue Jorge Ricardo Isaacs Ferre, oriundo de Santiago de Cali, de 01/04/1837, quién partió al otro plano en Ibagué el 17/04/1895. Una figura ampliamente conocida como un intelectual dedicado a la novela, la escritura en general y a la poesía de su país Colombia, y que se inspiraba en el género romántico.

[yuzo_related]

De este personaje existen pocos registros documentales que refieran su niñez; solo se conoce como bien se describió, que nació en Santiago de Cali; lugar donde además se educó, después estuvo en Popayán, hasta que estuvo en Bogotá para la época entre 1848 y 1852, en el gobierno de José Hilario López. Fue hijo de George Henry Isaacs, un judío inglés de raíces jamaiquinas.

Un hombre nacionalista y apasionado, que dedicó parte de poesía al Valle del Cauca, concebido como un escenario idílico donde tuvo lugar su infancia, para luego partir a Bogotá, lo que seguramente fue un cambio difícil; fretornando a su Cali querida en 1852. Para 1854, estuvo en la lucha de las cruzadas del Cauca como disidente del régimen del general José María Melo, durante 7 meses.

Se sabe además que su núcleo familiar pasó por momentos duros financieros, gracias a la cruzada civil. Y en 1856 contarjo nupcias con Felisa González Umaña, una joven de 19 años con quien tuvo una fructífera prole. Dentro de sus prácticas de subsistencia, estuvo el comercio, sin éxito, decidiendo luego probar con las letras, de donde surgen sus poemas iniciales, entre 1859 a 1860; además de incursionar en la escritura de dramas históricos, por esos mismos tiempos.

Para ese mismo año de 1860, se armó nuevamente a fin pelear contra el general Tomás Cipriano de Mosquera, quien se alzó contra el gobierno central, además de participar en la cruzada de Manizales. Al año siguiente, en 861 fallece su padre; donde una vez culminada la contienda, regresa a Cali para hacerse cargo de la empresa paterna.

Biografía de Jorge Isaacs

Debido a las cuantiosas deudas, debió vender dos de las tierras familiares, como fueron la Rita y la Manuelita. Tales desgracias económicas le hicieron buscar auxilio legal en Bogotá, lugar este donde además halló buena receptividad literaria. Dejando saber su poesía a los miembros de la tertulia denominados El Mosaico, resultaron convencidos y optaron auspiciar sus obras Poesías (1864).

[yuzo_related]

Mientras que para 1864, llevó a cabo la supervisión de las tareas del sendero de herradura, entre Buenaventura y Cali; además de iniciar su trabajo como escritor, concibiendo la novela María. Para ese entonces, a causa de la insalubridad del clima, se contaminó de paludismo, que más tarde lo llevaría a su temprana muerte con solo 58 años.

De acuerdo a la biografía de Jorge Isaacs, fue un militante del Partido tradicionalista, y más tarde se plegó al liberalismo extremo y, para 1870, resultó designado como cónsul en Chile. A su retorno, participó abiertamente en la política caucana, tanto como editor en la prensa escrita, o bien en representación de su región en la Cámara de Representantes.

De igual forma, participó nuevamente en los enfrentamientos políticos en 1876, donde tomó las armas otra vez. mas. De tal manera que  para 1879 resultó expulsado de la Cámara de Representante, debido a que Isaacs frente a la sublevación conservacionista, se autonombró jefe político y militar de Antioquia.

Luego de este hecho, decidió retirarse de la vida pública, y para 1881 lanzó su primer canto, compuesto por un abundante poema que no logró culminar, este se titula Saulo. Ello en vista de que tiempo atrás, actuando como secretario de la Comisión Científica, exploró la región Magdalena, al norte colombiano, encontrando en el lugar, importantes yacimientos de carbón y petróleo.

Biografía de Jorge Isaacs

Ya casi finalizando su vida, estuvo en el retiro en Ibagué, lugar este donde vivía su familia años atrás, departamento de Tolima, donde logró proyectar su novela histórica, catapultada como su obra maestra, pero que nunca pudo plasmar escribir, pues le alcanzó la muerte en Ibagué un 17 de abril de 1895, dejando como última voluntad, ser sepultado en Medellín.

Pese a ello, siempre profesó su infinito amor al Cauca, su amado país vallecaucano, de quien refería que amaba al Cauca, aunque se tan ingrato con sus propios hijos.

Infancia: el paraíso perdido

Inmerso en la biografía de Jorge Isaacs, es posible toparse con algunas etapas; teniendo al respecto, que la primera corresponde a su infancia. Donde como bien se refirió, este brillante hombre nació en en Quibdó, en Cali, aunque al respecto, ciertos analistas afirman la tesis, seguramente con razón. Y es que de este personajes se tiene datos imprecisos sobre los años que corresponden a su niñez.

De acuerdo a la biografía de Jorge Isaacs, se estima que el mismo toda su vida estivo marcado por la generosidad, no solo en su vida cotidiana, sino además en sus palabras. Pues este plasmó de su puño y letra, según algunos datos documentales disponibles, que muy lacónicamente una misiva de corte autobiográfico que data de1874, y en la cual taxtivamente, señala:

Solo basta saber que nací en el Estado del Cauca, un día 1 de abril de 1837; siendo mis progenitores, por un lado el señor Jorge Enrique Isaacs, vasallo inglés, quien demandó su naturalización al país colombiano cuando tenía 20 años de edad, obteniendo la misma de la mano del Libertador en 1829. Por el otro lado, está la señora Manuela Ferrer, quien es de natural de Colombia.

Por este mismo medio, dejo constancia que recibí una educación básica primaria en un colegio de Cali, y así como en Popayán, a cargo del señor Luna. Luego para el año de 1848, inicié mis estudios en Bogotá, en el Colegio del Espíritu Santo, dirigido por el doctor Lorenzo María Lleras; y luego, estudié además en San Buenaventura y San Bartolomé respectivamente.

De igual forma, señala la biografía de Jorge Isaacs que su progenitor George Henry Isaacs, era un judío, originario inglés, pero nacido en Jamaica, quien se instaló en el Chocó desde el año 1822, y que a través de la explotación minera aurífera, así como la comercialización con Jamaica, obtuvo una buena fortuna.

Y que luego más tarde, con su ciudadanía colombiana, se convirtió en cristiano, y luego contrajo matrimonio con Manuela Ferrer Scarpetta, para luego irse de Quibdó a Cali. En las cercanías de dicha localidad adquirió 2 haciendas, referidas como La Manuelita en 1840, actual centro y popular ingenio azucarero homónimo; y más tarde la llamada El Paraíso, adquirida por la familia por  los años de 1855 y 1858, conocida como casa de la sierra, escenario de María.

De este modo, resultan muy escasas los datos documentales sobre los primeros años del caucanos y bogotanos, salvo que se consideren como fielmente autobiográficos los capítulos de María, donde se hace referencia a la vivencia bogotana de Efraín.

No obstante, pese a que Isaacs cursó estudios en Bogotá entre 1848 y 1852, específicamente, por los años del gobierno de José Hilario López, así como de las primeras reformas radicales, el futuro radical aguerrido no refiere los acontecimientos de tales tiempos.

Contrario a ello, si que hay abundancia poética de Isaacs, en forma de las reminiscencias líricas y nostálgicas de su niñez y su hogar paterno. Se tiene en este sentido, que su ida hacia Bogotá, significó fue una ruptura decisiva en su vida, toda vez que dejaba atrás los años edénicos de su inocencia, la compañía de los chicos, los juegos infantiles aludidos en su poemas tempranos como son  Mayo (1860); El primer beso (1864).

Además de los más tardíos como el caso de El viejo soldado (1890), donde rememora los días felices, y reflejan además un marco idílico de ciertos personajes de María, como la joven más juiciosa que lo enamora, su leal perro Mayo; Felipe; el negro Juan Ángel, Sinar, así como los relatos que contaban los esclavos.

Además de lo anterior, también refiere la biografía de Jorge Isaacs en su poesía también, el escenario idílico que envuelve su niñez, como son:

  • El río Nima de limpias aguas.
  • Los Guaduales.
  • Los Bosques.
  • Las garzas de blancas plumas.
  • Las cuncunas.
  • Los rumores de hojas y aguas.

De tal forma, que la poesía de Isaacs, al igual que María, evoca frecuentemente la nostalgia por la casa paterna, así como a su padre,  presente en toda su obra. De hecho, lo refiere en el temprano poema como La tumba suya (1861), y en el bello libro de prosa lírica de nombre La luna en la velada (1868).

Se evidencia entonces que a finales de 1852, Isaacs retorna a Cali, según parece, sin culminar sus estudios de secundaria. Pues para entonces, la situación económica de la familia era difícil, y en razón de lo cual no pudo viajar a Inglaterra para titularse en medicina, según los planes familiares.

Se conoce asimismo, que para 1854 hizo presencia en las campañas del Cauca, por un lapso de 7 meses, en contra del régimen dictatorial del general José María Melo. Esta contienda civil conllevó a la quiebra las tierras paternas, por ausencia de trabajadores y la caña de azúcar para moler. A finales de 1856, se casó con su amada Felisa González Umaña, una chica de 14 años, referida por el poeta como la Selfia y Felisa en su poemas, quien le dio muchos hijos.

Por esos mismo años, entre 1859-1860, se inspira en sus poemas primarios, que exponen sus dramas históricos, como son los inéditos Amy Robsart (1859), y que años más tarde, ideó un riguroso juicio crítico sobre María Adrian, sobre Los Montañeses en Lyon, además del poco conocido Paulina Lamberti. Mientras que para 1860, se dio el alzamiento de Tomás Cipriano de Mosquera contra el gobierno, época en que el joven Isaacs tenía 23 años, y optó por la armas contra el general.

Dentro de sus hazañas, figuran el combate en el puente de Cali; la batalla de Manizales, donde sería su primer contacto con Antioquia, región esta muy querida por él, según la biografía de Jorge Isaacs. Para el primer trimestre de 1861 fallece su padre, dejando una buena herencia, pero además abundantes deudas.

Una vez culmina la guerra, Isaacs retorna a Cali para hacerse cargo de los negocios familiares, atendiendo a la voluntad del padre. De tal modo que dejó de lado sus intereses y pasión por la botánica, la anatomía, la medicina y, de acuerdo al propio autor, cayó de muy alto para estar en un mostrador, donde a fin de no perder todo el tiempo, concibió borrajear sus versos de juventud.

Más tarde, estando en Bogotá, donde se dedicaba al comercio en su tienda, se ofrecía al público todo tipo de rubros y mercancías importadas diversas, lates como textiles, prendas de vestir, mercería, herramientas, cristalería y 800 artículos adicionales, de acuerdo a la publicidad, reseñado por diversa prensa escrita de la ciudad capitalina.

Pese a su dedicación a los negocios, los tiempos eran difíciles, y por más que quiso salvar de la ruina las haciendas y los negocios, solicitó algunos préstamos que resultaron imposibles honrar en los lapsos pautados; decidiendo entonces dejar a su hermano Alcides al frente del menguado patrimonio familiar, para partir a Bogotá en 1863.

Luego de los infructuosos esfuerzos por salvar el patrimonio familiar, en 1864 se vieron en la necesidad de subastar las haciendas La Rita y La Manuelita, compradas por Santiago Eder, a un grosero precio de dos terceras partes de valor, por lo que lo obtenido de las ventas, apenas se pudo pagar a los numerosos acreedores.

Envuelto en pleitos legales, Isaacs fue a Bogotá en busca de auxilio legal de los abogados de José María Vergara y Vergara y Aníbal Galindo. No obstante, José María se convirtió en su mentor literario, ya que lo presentó a los personajes de la tertulia de El Mosaico, quienes, luego de oír extasiados sus poemas, resolvieron publicarlos.

Tal evidencia de la biografía de Jorge Isaacs, se evidencia de forma excepcional en el acta de dicha tertulia, fechada en junio 24 de 1864, refrendada por los destacados letrados, donde figura un nutrido grupo de ellos:

  • José María Samper.
  • José Manuel Marroquín.
  • Ezequiel Uricoechea.
  • Ricardo Carrasquilla.
  • José María Vergara y Vergara.
  • Salvador Camacho Roldán.
  • Diego Fallon.
  • Manuel Pombo.

Vale acotar, que con muchos de estos personajes, Isaacs haría una larga y fructífera amistad. Por aquella época, además participó en estas veladas literarias en casa de Miguel Antonio Caro, quien, años más tarde, cuando Isaacs incursionó en la corriente del radicalismo, este se convertiría en uno de sus más acérrimos enemigos.

Parientes

Aunque ya se ha hecho mención de la vida familiar del autor, donde destaca la figura de su padre, y lo dejó claro el mismo, según la biografía de Jorge Isaacs, y la mención de su hermano y su esposa, aunque no se señala a su abundante descendencia a la que se hace mención; seguidamente se listan sus parientes más cercanos:

  • Jorge Enrique Isaacs (padre).
  • Manuela Ferrer (madre).
  • Alcides (hermano).
  • Felisa González Umaña (esposa).
  • Jorge (hijo).

La escritura de María

Sobre la escritura de María, se puede referir en la biografía de Jorge Isaacs, que a fines de 1864, el general Mosquera designó a Isaacs como sub revisor de los trabajos de la vía la herradura, en el tramo entre Buenaventura y Cali. En este cargo estuvo por un año, destacado en el cuartel referido como La Víbora, no obstante, en vista de hostil clima, inmerso en las bellas selvas y amadas por él, referidas como Dagua, y que al final lograron mellar su organismo.

Estando en esta vida salvaje; optimizando las noches, mientras descansaba, inició la escritura de su obra María. Pero al mismo tiempo, se infectó de paludismo, cuya lesión lo llevó a una temprana muerte, pues solo contaba con 58 años. Pese a que renunció al cargo retornó a su Cali al abrigo de la familia, no sanó, aunque si pudo culminar su afanada redacción de la novela.

Finalmente su célebre obra María, salió al público en mayo de 1867, gracias a la imprenta de José Benito Gaitán, editado en 800 copias, vendidas por el valor unitario de $ 1.60. La obra en esta primera edición, estuvo bajo revisión de Ricardo Carrasquilla, mientras que el correspondiente a la segunda entrega de 1869, la llevó a cabo Miguel Antonio Caro.

El posicionamiento y éxito de la novela no se hizo esperar, su aceptación y difusión fue inmediata, no solamente en Colombia, sino que se difundió por toda la América Hispana. Fue así que Jorge Isaacs se catapultó, según palabras de sus contemporáneos, en uno de los autores que alcanzó más admirados de la época, además de ser muy solicitado en la capital, al igual que en uno de los miembros más prometedores de la corriente conservadora.

Fue así que, esta prominente figura dio inició a su fructífera actividad periodística y política. Aunque a mitad de 1870, pasó a forma parte del partido radical, designado como cónsul general en Chile. Rumbo al sur, plasmó sus llamadas Notas de viaje, las cuales remitió al Diario de Cundinamarca, donde hacia referencia a los progresos de la economía del Cauca en los últimos años de paz.

Igual desde Chile envió, además de ciertos registros, un prometedor trabajo bajo el título de La Confederación Argentina, donde realiza un rico aporte en forma de reseña histórica, sumado a un elogio de la misma como modelo de desarrollo. Asimismo, durante su desempeño como cónsul hizo importantes esfuerzos por rectificar y optimizar la opinión que los chilenos tenían de Colombia; a tal fin se esmeró por mejorar los vínculos comerciales entre ambos países.

Una vez retornó al Cauca, compró conjuntamente con el chileno Recaredo Infante, la hacienda llamada Guayabonegro, pese a ello, luego que se retiró su socio capitalista se vio en la obligación de declararse en bancarrota. Y aunque intentó infructuosamente vender la propiedad para pagar sus deudas; se vio obligado luego de numerosos pleitos, finalmente dicha hacienda resulto embargada, y más tarde subastada en 1878.

Fue entonces que comenzó su actividad periodística en 1867, con inclinación tradicionalista, como su padre, desde mediados de junio hasta diciembre, dirigió la prensa La República, una prensa de derecha moderado, de 1867. En dicho periódico logró publicar de forma habitual, sus editoriales y algunos artículos sobre temas básicamente de tinte político, además de temas sociales y económicos.

Vale agregar que su filiación política, no fue impedimento para su participación en la masonería. Y en cuanto a su reconocimiento literario y su trabajo en la redacción de La República, le abrieron las puertas al campo de la política, donde participó activamente hasta 1881. Igualmente en este orden, fue electo como vocero del Tolima al Congreso de 1868 y 1869, no obstante, entró en conflicto la tolda más intransigente de su partido, quienes se opusieron al indulto de Mosquera.

Muchos biógrafos señalan de la biografía de Jorge Isaccs, que en el Congreso, cuando este se mostró copartidario contravino su inclinación por el partido liberal, respondió que había transitado de la oscuridad hacia la luz. Ciertamente, para 1869 Isaacs cerró filas con el radicalismo.

Mientras que el resto de su vida se colocó como uno de sus militantes más aguerridos. Pues su conversión al radicalismo no le fue pasada por alto por algunos de sus viejos compañeros; esto le valió rencores y burlas hasta el final de su vida. Pero a inicios de 1870 fue nombrado secretario general de la Cámara de Representantes.

[yuzo_related]

Luego de su retorno de Chile, también participó activamente en la política caucana; al lado de su primo César Conto, editó en Popayán la prensa doctrinaria El Programa Liberal, donde sostuvo una intrincada diatriba contra los conservadores clericales y la prensa Los Principios de Cali. Entonces suspendió la publicación del periódico debido a la revolución de 1876, donde también participó, en la contienda armada de Los Chancos, junto a su primo.

Para mediados de 1877, sería nombrado secretario de Gobierno del Cauca, por orden del presidente Modesto Garcés, y por cierto lapso tuvo de forma paralela la Secretaría de Hacienda. Y fines de ese año partió a Bogotá como diputado del Cauca a la Cámara de voceros.

Sus vibrantes discursos contra el conservatismo y el clero, en pro de las propuestas legislativas de los radicales, resultaron celebradas por las tribunas estudiantiles y de obreros. Con algunos voceros independientes y radicales del Congreso logró la forma en febrero de 1879, un documento que pretendía la conciliación entre los cuadros rivales del liberalismo.

Mientras que para mayo de ese mismo año 1879, Isaacs junto con otros congresistas liberales, oponentes a leyes que favorecían al clero, fueron objeto de persecuciones callejeras y apedreados por los fanáticos. A consecuencia de tales desórdenes,referidos por la historia como la lapidación del Congreso, el mandatario Julián Trujillo cerró la corporación.

Fue entonces que Isaacs se negó a presenciar las sesiones extraordinarias, y  partió a Antioquia, bajo el cargo de secretario del presidente Rengifo. A mediados de 1879 ocupó por un breve lapso la dirección del periódico radical La Nueva Era, donde publicó inflamados editoriales y violentas diatribas contra los nuñistas y conservadores.

Estando en Antioquia, el escenario político se vio envuelto de forma notoria en críticas. Y una vez los derechistas se alzaron contra el gobierno de Rengifo, los liberales juntaron voluntarios para defenderlo. Y resultó en estas circunstancias, que Isaacs se proclamó, en a inicios de 1880, como jefe civil y militar de Antioquia, asumiendo que tenía el apoyo del partido y del gobierno central.

No obstante, ese pretendido apoyo no era tal, debiendo rendirse con sus tropas 3 meses más tarde; a causa de estos eventos, resultó expulsado de la Cámara. Quien luego de esta aventura decididamente no volvió a participar de forma directa en la política. Y que además, luego del frustrado intento revolucionario antioqueño, se radicó con su familia en Ibagué, en una casita prestada por Juan de Dios Restrepo.

En estos tiempos también, logró publicar su Primer Canto del largo poema titulado Saulo (1881), el cual quedó inconcluso. Asimismo, a fines del año, Rafael Núñez lo designó como secretario de la Comisión Científica, dando inicio así a su vida nómada por distintas regiones del país.

Isaacs, educador

Otra de las facetas de este personaje, según la biografía de Jorge Isaacs, representó uno de los desempeños con menos referencias de la vida de Isaacs. Y es que en todo momento, desde su pronta edad mostró desasosiego por la educación, para que fuera oportuna y  duradera.

Este fue durante su rol como cónsul, cuando evidenció con mucho interés el sistema educativo, en especial, la primaria en Chile y Argentina. Por ello, a su regreso a Colombia, cuando hacia intentos en vender la hacienda de Guayabonegro, por primera vez aceptó en Palmira, en 1874, su primer puesto como docente en la educación pública inicial.

Desde entonces alzó su propuesta de crear colegios rurales diurnos y nocturnos. Mientras que al siguiente año, desempeñó la misma tarea educativa en un Municipio de Cali, y a partir de diciembre de 1875, se alzó como superintendente general de educación Pública Primaria en el Estado del Cauca.

De acuerdo a la biografía de Jorge Isaacs, este volvería a ocupar cargos en educación, pero esta vez como director de educación Pública del Tolima, entre enero de 1883 y mayo de 1884. Donde en cada uno de tales cargos, siempre fomentó la calidad de la enseñanza, por la preparación y cumplimiento de los docentes y directivos, por la aplicación y nivel académico de los alumnos, por la educación de la mujer, por las rentas y dotación física de las escuelas.

Siempre procuró crear y favorecer las escuelas nocturnas para grandes y jóvenes trabajadores, las escuelas de agricultura y de oficios, así como la enseñanza de estos últimos en los colegios públicos. Por ello, ordenó a los voceros de educación Pública hacer visitas periódicas a las escuelas de su municipio, y presentar informes sobre dichas visitas.

Y de igual manera, dedicó parte de su vida a visitar escuelas de varios municipios del Cauca él mismo. Enfatizó sobre la aplicación del método Pestalozzi, el cual valoraba como el más efectivo y conveniente. Pese a que Isaacs todo el tiempo, ostentó fuertes dilemas  en su Estado con las autoridades religiosas, por aplicar las leyes radicales sobre la educación laica.

Al respecto, el obispo de Popayán lanzó amenaza con excomulgar a los padres que inscribieran a sus hijos en los colegios públicos o en la Normal Superior, prohibió la lectura de El Programa Liberal y excomulgó El Escolar, principal ente oficial de la Superintendencia. Para mayo de 1877, grandes masas de fanáticos conllevaron a serios destrozos en la Superintendencia y en la Escuela Normal.

Isaacs, explorador

Debe referirse, que la Expedición Corográfica había sido interrumpida al poco tiempo del fallecimiento de Agustín Codazzi, en 1859. Cuando el gobierno de Núñez pretendía proseguir con la exploración del país y sus recursos. Fue así que en 1881, se conforma una Comisión a largo plazo, a fin de estudiar los 3 reinos silvestres de la República, con especial interés en el conocimiento y explotación de los yacimientos, valorados fundamentales para el desarrollo material del país.

Esta Comisión tenía como función adicionada, especificar y describir las plantas, resinas, aceites y frutos con potencial medicinal e industrial, completando tales nociones con los herbarios y colecciones de muestras que proporcionaran su total conocimiento, todo lo cual se evidencia en la biografía de Jorge Isaacs. Esta comisión especial la conformaban:

  • Carlos Manó, como director argelino.
  • Francisco Javier Tapia, como botánico y dibujante.
  • Lázaro María Girón, como auxiliar técnico.
  • Rubén J. Mosquera, como amanuense y auxiliar del secretario.
  •  Jorge Isaacs, como secretario.

Quien además del citado cargo, era responsable de revisar y redactar los trabajos, así como escribir sus propias percepciones, de preferencia, sobre los siguientes temas:

  • Descripción de la naturaleza física en la geografía recorrido.
  • Hábitos y cultura de los habitantes.
  • Grado de adelantos morales e intelectuales alcanzado por virtud.
  • Enseñanza pública.
  • Dirección de las escuelas en que se llevaba a cabo.
  • Posible o potencial desarrollo de la población por el régimen higiénico de los grandes centros visitados.
  • Estadística sencilla de las aguas medicinales.

Tales observaciones, debían asimismo, ser publicadas en los Anales de educación estatal; para ello, se firmó un contrato por un año, prorrogable a decisión de Isaacs. El gobierno Nacional, se comprometía en pagar a tiempo, semestralmente y por adelantado, los sueldos anuales de $3 mil.

Para octubre de 1881, Isaacs partió de Bogotá rumbo al Estado de Magdalena; y mientras que los 10 meses siguientes, se encargó de explorar la zona occidental, las arenas de Aracataca, lugar donde descubrió grandes minas de carbón. Este en sus informes, plasmó a grandes rasgos sus planteamientos acerca de las probabilidades de explotación de las hulleras, así como el desarrollo agrícola de la zona, a través de la colonización con gente trabajadora y pacifista de Santander.

Durante su exploraciones, Isaacs llegó a las regiones de los motilones, la Sierra Nevada y la Guajira. Pero el gobierno incumplió con los pagos acordados, viéndose obligado el autor, a contraer deudas. En vista de esta entre otros motivos, persistió con sus exploraciones por cuenta propia.

A consecuencia de ello, quedaron los informes oficiales plasmados en el Diario Oficial y en otros medios, siendo la mayoría de ellos compilados bajo el nombre de Hulleras de Aracataca, al igual que un trabajo etnolingüístico, llamado Estudio sobre las tribus indígenas del Magdalena (1884), estas junto con las observaciones geográficas e históricas, se localizaron vocabularios y observaciones sobre las lenguas businca, motilona y guajira.

Este escrito sin embargo, fue objeto de críticas feroces por parte de su viejo amigo Miguel Antonio Caro, quien en el artículo llamado El darwinismo y las misiones, alusivo al darwinismo y al judaísmo de Isaacs, pero desde su perspectiva católica.

Ya antes, la designación de Isaacs como secretario de la Comisión había sido objeto de críticas y las burlas de Rafael Pombo, en la prensa El Conservador, a las que respondió Isaacs con acrimonia; de igual forma, se había referido con ironía a los arqueólogos chibchas de gorro y pantuflas en una carta de 1886.

Pese a ello, y luego de una pausa, Isaacs retomó sus exploraciones, al principio en la zona meridional de Cundinamarca, donde halló dentro de unas cavernas cantidad de cráneos humanos de larga data, 2 de los cuales intuyó ingenuamente que obedecían a los hombres simios, y que podían pertenecer al eslabón perdido.

Para finales de 1886, inició su 2da. excursión a la Costa Atlántica; pero previo a su partida contrajo contrato con el Ministerio de Hacienda, para la explotación de las hulleras de Aracataca, así como las que se halen en la montaña Nevada de Santa Marta, región  Guajira y el Golfo de Urabá. Para este segundo viaje fue con su hijo Jorge y un leal servidor, Belisario, quien pereció en medio de la expedición y a quien además, Isaacs dedicara uno de sus mejores poemas.

Anduvo por la zona de Sevilla, Aracataca y Fundación; después por Montería, Ronda y Masuga, donde halló hulla en Riohacha, Dibulla, Naranjal y Rincón-Mosquito, crudo en el golfo de Urabá, y 2 yacimientos de fosfato de cal, en la Guajira y en la Isla Fuerte. Poco tiempo después de su regreso de la Costa, tal vez refiriéndose a las críticas de Rafael Pombo y de Caro, escribió a su primo Jorge Holguín:

Llevar a cabo todo eso, poniendo en riesgo la vida, habitando entre las tribus bárbaras devora peste, o embarcado en una cáscara de nuez y desafiando tempestades, considero mejor, útil y efectivo que realizar odas y madrigales para entretener gratis al público sensible. Qué añade su autor y maestro, de mi sensatez prosaica?, estas musas y que están, por tanto molestas conmigo y desdeñosas.

Mentiras, menos enamorados debían ser. Lo que hay es que no siempre se ha de vivir canturriando, con un país en miseria, y más para que le ayuden que para coronar poetas. Una vez en Ibagué, descubrió en sus periferias diversos yacimientos de oro de filón y de aluvión, por lo se propuso formar una empresa para explotarlas.

De tal modo, que según la biografía de Jorge Isaacs, este prosiguió alimentando la esperanza de llevar a cabo exitosos negocios; pues el espejismo de la riqueza jamas lo abandonó, pero finalmente pasó los últimos años de su vida (1888-1895) con su familia en Ibagué. Y es que este personaje siempre consideró que su estancia en la ciudad era como un destierro, además su situación económica lo obligó a permanecer allí.

No obstante, en múltiples viajes a Bogotá, siempre realizó fallidos intentos por lograr financiamiento extranjero, en Nueva York y París, a fin de explotar las hulleras; pese a ello, un año previo a su muerte cedió sus derechos a la Panamerican Investments Co. ASí como para (1891), se dedicó a revisar la tercera edición de María, donde introdujo correcciones sustanciales, con vista a una cuarta y última edición, la cual no alcanzó a publicarse antes de su muerte.

Así como la composición contentiva de largo poema sobre Antioquia llamado La Tierra de Córdova (1893); al igual que a la investigación documental para una eventual trilogía sobre la historia del Gran Cauca, que debía estar compuesta por las novelas Fania, Camilo o Alma negra y Soledad. De modo, que su gran novela histórica acerca del Cauca quedó inconclusa, por tanto, se fue con la mente de su autor.

Pues la muerte alcanzó a Isaacs, al fallecer en Ibagué, el 17 de abril de 1895, sin lograr superar su visión romántica del mundo que dejó plasmada en su única novela y obra maestra María. Por sus numeroso intereses y actividades Isaacs fue, como pocos, uno de los hombres más representativos del siglo XIX colombiano.

Del cual, su breve pero intensa y fructífera vida, ostentó todos los ingredientes de una novela de aventuras, gracias a su abundantes escritos no sólo literarios. Pese a que se sabe que fue este el exclusivo autor de María, obra a la que debe el sitial privilegiado en la historia literaria, pues Isaacs no estuvo jamas lejos de la literatura, ni previo o posterior.

Aunque debe recordarse que este ilustre hombre, no logró plasmar su gran novela histórica que pretendía superar a María, aunque si dejó como legado y herencia a la posteridad de una rica y nutrida obra poética, donde resaltan, entre otros, un poema tan inmerecidamente desconocido como Saulo y Jorge Isaacs.

Cronología de la biografía de Jorge Isaacs

Tal como se ha evidenciado a lo largo de esta biografía de  Jorge Isaacs, su vida estuvo envuelta en numerosos eventos histórico e importantes para su país, además del papel que jugó en ciertos eventos a lo largo de su vida. Por ello, a continuación se colocan estas vivencias en una secuencia cronológica, a fin de visualizar mejor las numerosas fechas:

  • 1837: nace el día 01 de abril en Cali, pese a ciertas versiones que apuntan a que nació en Quibdó.
  • 1848: comienza sus estudios en Bogotá en el Colegio del Espíritu Santo.
  • 1852: regresa a Cali.
  • 1854: participa en contra del régimen del general José María Melo.
  • 1856: se casa con Felisa González Umaña.
  • 1860: pelea en el alzamiento de Tomás Cipriano de Mosquera contra el gobierno central.
  • 1861: fallece su padre.
  • 1863: parte a Bogotá.
  • 1864: subasta las haciendas heredada de su padre, La Rita y La Manuelita; en ese mismo año, la tertulia de El Mosaico publica sus poemas; a fines de ese año, Mosquera lo designa subinspector de los trabajos del camino de herradura entre Buenaventura y Cali.
  • 1865: inicia a escribir María, mientras está en plena selva.
  • 1867: para mayo se publica María, en una edición de 800 ejemplares; e inicia su actividad periodística.
  • 1868: es nombrado representante del Tolima al Congreso.
  • 1870: lo nombran secretario general de la Cámara de Representantes, después como cónsul en Chile.
  • 1875: toma posesión como superintendente general de Instrucción Pública Primaria en el Estado del Cauca.
  • 1876: participa en la cruzada armada de Los Chancos.
  • 1877: es designado secretario de Gobierno del Cauca.
  • 1879: es electo presidente de la Cámara de Representantes; en junio de ese año, dirige el periódico radical La Nueva Era.
  • 1880: se autoproclama jefe civil y militar de Antioquia.
  • 1881: publica el Primer Canto del extenso poema Saulo; a finales del año, Rafael Núñez lo nombra secretario de la Comisión Científica.
  • 1883:asume el cargo como director de Instrucción Pública del Tolima.
  • 1885: es parte de una guerra civil.
  • 1886: inicia su segundo viaje a la Costa Atlántica en la expedición científica.
  • 1891: se dedica a la revisión de la tercera edición de María.
  • 1893: compone el poema La Tierra de Córdova.
  • 1895: muere el 17 de abril en Ibagué.

Obras destacadas de Jorge Isaacs

Sobre las obras de este brillante hombre, se tiene que según los datos de la biografía de Jorge Isaacs, esta obedece a su poemario que data de 1864, la cual se erige como su sola novela, María (1867), valorada por los expertos como una de las obras más valiosas y resaltantes de la narrativa latino américa del siglo XIX.

María se fundamenta en las vivencias románticas, cuyo eje posee un tono elegíaco, que narra la historia de los romances trágicos entre María y su primo Efraín, en pleno departamento del Valle caucano. Cuyo personaje, al igual que su autor, Efraín se ve obligado a dejar el Valle para estudiar en Bogotá, y donde cuyo viaje lo obliga a separarse de su prima y amada María.

Estos dos seres, Efraín y María estuvieron juntos por meses, tiempo en el cual el joven debe partir a Londres para completar su educación. Una vez retorna a su pueblo 6 años luego, su amada María está muerta. De este personaje, muchos críticos afirman que  María fue inspirada por María Mercedes Cabal, una mujer que vivió en la hacienda El Paraíso, y después sería la esposa del mandatario Manuel María Mallarino.

Esta obra salió al público en 1867, logrando un rotundo e incuestionable éxito instantáneo. Se llevó  a 31 idiomas; tanto en su país natal como en otros países latinoamericanos, Isaacs es un personaje abundantemente conocido, dando lugar a una extensa carrera periodística y política. Como periodista, estuvo a cargo en 1867 del diario La República,  un diario conservador moderado, donde publicaba artículos de tinte político.

Novela

Según la biografía de Jorge Isaacs, se catapultó con la obra que a continuación se expone, valorado como un de más significativos escritores de la lengua hispana del siglo XIX, todo ello gracias a su obra romántica María (1867), es ampliamente reconocida en el campo literario, siendo la única novela que logró hacer pública en toda su carrera.

Poesía

En el campo de la poesía Isaacs contribuyó de forma significativa con la redacción de variados poemas, además de artículos para la prensa La Republica, dentro de sus poesías están:

  • Primer Canto del poema Saulo (1881).
  • La Tierra de Córdova (1893).

María y Jorge Isaacs

Como bien se refirió, la obra María una obra maestra que narra la historia romántica entre la protagonista y un familiar llamado Efraín, dicha historia tiene lugar en el lugar de nacimiento del autor, según la biografía de Jorge Isaacs, como es el Valle del Cauca. Una obra por demás impresionante, gracia al realismo de su escenario y lo valioso de su prosa.

De  hecho, algunos autores considera que la historia de Efraín contiene datos autobiográficos de su autor, pues ostenta datos similaras a la de su creador, quien a edad muy temprana parte de su hogar para formarse en la capital, dejando atrás a su amor.

Citas y/ o frases dentro del texto

Es posible hallar a lo largo de la obra de Isaacs, algunas sentidas frases, todas ellas alusivas a momentos vividos por su autor, y las cuales deja plasmada gracias a sus historias sobre la humanidad, el amor, a la naturaleza y a su propia alma sensible, dentro de ellas se tiene algunas citas, que desbordan talento, tales como las paráfrasis que siguen:

  • Solo basta referir que provengo del Estado del Cauca en 1837.
  • Efectivamente, he transitado de la oscuridad a la luz.
  • Logra todo eso, poner la propia vida en riesgo, vivir entre la barbarie que devora la peste, o sobre una cáscara de nuez desafiando la tempestad.
  • El país está en ruinas, está más para que colaboren como para coronar poetas.

Premios 

Posiblemente en vista de época que le tocó vivir a este talentoso y brillante letrado, no logró alzarse con ningún reconocimiento. Se cree que ello además obedece a la convulsionada vida de Jorge Isaacs, además de lo pronto que dejó la vida. Pese a ello se ganó el más amplio reconocimiento por su única e inédita novela María. Al tiempo que hoy tiene lugar una premiación literaria en su país natal que lleva su nombre.

Además de ello, existe un monumento denominado la escultura a María, como un tributo a este ilustre hombre a su magistral novela. Se compone de por un conjunto de figuras en mármol en total blanco, como representación de cada personaje de la historia, estos, el perro Mayo, un cuervo al lado del busto del escritor.

Teatro

En esta misma tónica, en ese país granadino, existe un teatro en honor al escritor, el cual data de 1931, en pleno casco histórico de Santiago de Cali, Colombia, lugar de origen del autor, según la biografía de Jorge Isaacs. El mismo se orienta justamente con vista al Parque de Los Poetas, al lado de la iglesia La Ermita.

Si te gustó este tema, puedes revisar también los siguientes enlaces:

(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario